Mostrando las entradas con la etiqueta travel. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta travel. Mostrar todas las entradas

lunes, abril 17, 2017

Morro de Sao Pablo: Excursión a Gamboa

"Éramos tan ingenuos. No sabíamos adónde nos llevaría el camino, no teníamos ni idea de que nos separaríamos. Playa, mar, cielo. Estaban ahí para nosotros y nada más que para nosotros. Un mundo sin fin."
Garth Stein

Nuestro tercer día en el Morro de Sao Paulo tomamos una excursión que recorría Ponta do Curral , un hermoso banco de arena desde donde se puede temer una vista del morro para continuar hacia una playa cercana a Gamboa donde una pendiente del macizo que emerge del mar ofrece baños de arcilla rosa con propiedades exfoliantes de la piel. Finalmente ya en la playa de Gamboa el almuerzo con platos bahianos, pescados y frutos de mar. La playa de Gamboa es un lugar de relajación ya que cuenta con una enorme playa de arenas blancas, aguas serenas y un paisaje de ensueño.

A la hora del desayuno encontramos en el lobby del hotel una iguana enorme y bella sobre un sillón.
La mascota de la Pousada Bahía Bacana resulto ser muy amigable y dado  mi particular amor por los reptiles disfruté mucho ese encuentro cercano.
Desde la Tercera Praia partimos una vez mas hacia el mar pero mientras  esperábamos bajo las generosas hojas de una  palmera un pequeño cangrejo amarillo nos vino a visitar. Era realmente bonito. Daba vueltas alrededor de las piernas de Mari y nos entretuvimos con la situación. Esa naturaleza animal integrada al lugar y a sus
visitantes es algo que caracteriza al morro.


Esta especie de cangrejo se llama Guaiamu de concha azul tiene
unos 10 cm. Las patas delanteras, equipadas como pinzas tienen forma desigual, una es grande y la otra más pequeña lo que les facilita llevar la comida a la boca, esto es así para los machos. . Las hembras en la época de desove toman el color del casco y los dedos en los tonos de color crema o amarillo. El macho es mucho más grande,y su coraza es de color azul. Allí estábamos frente a un Guaiamu hembra muy simpático cuando a pocos metros una lagartija se camuflaba entre la arena y alguna vegetación.
Demoramos un poco la salida porque aún no habían terminado de dejar el pequeño puerto las embarcaciones que iban a Boipeba , la que nosotros habíamos hecho el día anterior y si les interesa pueden leer en Excursión al Paraíso de Boipeba. La Prefectura controla que la  cantidad de embarcaciones y la capacidad máxima de pasajeros sea la permitida. Así fue que la marea fue subiendo y cuando nos tocó embarcar tuvimos que llegar con el agua por la cintura. Es tan placentero caminar en esas aguas límpidas y cálidas , en ese momento hasta ese barco tan pintoresco de madera que se llamaba Kiaora, nos acompañó un guía llamado Bruno que hablaba español y fue realmente de excelencia.
Navegamos hacia una barrera de corales donde hicimos la primera parada para disfrutar el snorkelling a pleno. Esta vez Julian con la Go Pro Hero  en mano nos permitió guardar el recuerdo. Con alguna de las tomas edite un video que de algún  modo evoca aquellos momentos de contacto con la barrera de corales y sus habitantes. Para mi fue algo mágico, de película, la atracción que ejercía ese mundo apenas submarino me encandiló para siempre.
Aquí les dejo el video



Un rato después navegamos en dirección a la Ponta do Curral mientras veíamos una panorámica del morro con su farol erguido y elegante en medio del mar. Y pasamos por nuestra playa donde un giro fue dejando atrás la imagen de la Primera Playa y nos dirigimos a espalda del morro a nuestra siguiente parada. Un banco de arena en medio del mar. Lo recorrimos caminando bajo el fuerte sol del mediodía y tengo aún la luz de aquellos instantes en mi retina. Era la postal de un film de corsarios. 


Y así seguimos, esta vez rumbo a Gamboa, nos detuvimos en una playa donde una altísima pared de la montaña nos ofrecía su arcilla rosa y con Mari nos embadurnamos todo el cuerpo . Los muchachos no quisieron probarla pero se divirtieron filmando la escena en que nosotras y muchas otras mujeres parecíamos de alguna tribu. 



De pronto apareció una nube que descargo su lluvia sobre nosotras que a esa altura estábamos dentro del mar enjuagando nuestra piel, que nos quedó como si fuéramos bebes. La lluvia de verano fue sumó un plus a nuestra alegría. Julian nos filmo cantando y bailando bajo la lluvia, Walter se refugió en el Bar do Peter, un parador con toda la onda del mundo que esa noche hacía una fiesta en la playa a la que nos hubiera gustado ir. 



Cuando nos embarcamos nuevamente ya el cielo estaba despejado y unos minutos después estábamos en la playa de Gamboa bajo la sombra de los cocoteros comiendo la exquisita gastronomía bahiana. Pasó un muchacho vendiendo jabones de arcilla rosa con distintas propiedades y disfrutamos de una sobremesa perfecta.



Al regreso vimos como el sol bajaba sobre la linea del mar y la silueta del morro con algunas barcazas de pescadores nos acompañó en el camino y cuando arribamos al puerto del Morro de Sao Pablo parecíamos cuatro locos con una mezcla de alegría, emoción. Ese puerto era del algún modo nuestro hogar, cada día habíamos arribado a él con la sensación de volver a casa porque el Morro de Sao Paulo te brinda la calidez y el amparo de la naturaleza misma.

Subimos la empinada cuesta una vez mas muertos de risa. Al llegar al centro tomamos fotos en un local muy peculiar lleno de esculturas locales algo bizarras en la paredes y seguimos camino a la posada.

 Con las últimas luces del día subimos a la terraza de la posada y pedimos unos tragos, yo elegí un mojito delicioso. La terraza tenía a un costado un vergel de plantas aromáticas y vi cuando el barman cortó la rama de la hierbabuena. Allí todo era azul, la piscina, el cielo, el mar por reflejo del cielo y viceversa. Aún recuerdo el momento en que Walter disparó el click sobre mi cuerpo dentro del agua. Y sin filtros la foto es azul. Esa noche volvimos a la comida italiana de la Tercera Praia y al regreso nos alcanzó un aguacero. Julian y yo decidimos volver al trote bajo la lluvia tropical las calles que suben y bajan al lado del mar. Atras, algo rezagados y mas precavidos llegaban Mari y Wally riéndose. Esa noche no vimos salir la luna pero el sol lo llevábamos en la piel bronceada y feliz como nuestras almas. 


Los tours que realizamos en nuestra visita al Morro de Sao Paulo fueron contratados a Zulu Turismo 


Facebook: https://www.facebook.com/ZuluTurismo


jueves, enero 19, 2017

Sevilla ( día 4): Panorámicas desde las alturas

Hemos perdido aun este crepúsculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.
He visto desde mi ventana
la fiesta del poniente en los cerros lejanos.
A veces como una moneda
se encendía un pedazo de sol entre mis manos.
(Pablo Neruda)

Llevabamos cuatro días en Sevilla, creíamos que ya habíamos visto todo lo mas importante. Sin embargo aún habría de sorprendernos. Quienes siguen este blog saben que nos encanta mirar las ciudades desde las alturas por lo cual ese día elegimos en principio subir a La Giralda.
La amplitud que uno puede tener de una ciudad vista desde arriba hace que sea interesante ya que permite ubicar en un rompecabezas imaginario cada pieza de lo que uno ha visto. Los miradores te conectan además con una mirada mas íntegra y mas libre. Es mas o menos como la vida, hay que tratar de elevarse para no creer que el mundo es aquel al que alcanzan nuestros ojos. Las dificultades toman otras perspectiva en nuestros días y las ciudades vistas de arriba también. En ambos casos es un gran ejercicio. 


La Giralda
Es bastante importante la subida aunque no tiene escalones sino una amplia rampa que lleva hasta su altura máxima. 
Pero si espectacular es por fuera, con sus 97, 5 metros de altura y coronada por el conocido como Giraldillo, que es la guinda del monumento, aún lo es más al pasar a su interior. Sus 35 rampas, lo suficientemente anchas para que pase un caballo, de hecho de ese modo lo hacía quien era el encargado de llamar a la oración en el período árabe del monumento y luego llevan a los 17 últimos escalones que nos situaran en la zona visitable del monumento.
Su campanario es impresionante al igual que sus relojes y las vistas de la ciudad son muy amplias. Personalmente me fascinó la vista de la Catedral de Sevilla con sus orígenes árabes y las posteriores construcciones cristianas que pueden verse en todo su esplendor desde allí.
Es bueno decir que si bien la subida es importante el hecho de que sea en forma de rampas lo hace muchísimo menos cansador y mas amable para quienes no tienen buen estado físico.

Datos útiles:
Este monumento, también Patrimonio de la Humanidad, como la Catedral y los Reales Alcázares que están en la misma zona, forma parte de la visita que se hace a la Catedral de Sevilla. Por tanto, el monumento tiene los mismos horarios y las mismas tarifas.
Lunes: de 11:00 a 15:30 (de 16:30 a 18:00 visita audioguiada gratuita con reserva anticipada. En español e inglés.
De martes a sábado: de 11:00 a 17:00
Domingo: de 14:30 a 18:00
Estos horarios pueden verse modificados debido a la celebración de actos de culto y actividades culturales. Confirmar en fuentes oficiales.
– Tarifas:
Entrada general : 8 €
Entrada reducida* 4 € : Pensionistas / Estudiantes menores de 26 años
Entrada gratuita* : Naturales o residentes en la Diócesis de Sevilla / Menores de  16 años acompañados por un adulto / Discapacitados y un acompañante / Desempleados



Otro lugar que está un poco mas hacia afuera del centro histórico pero que recomendamos muy especialmente son las Setas de Sevilla. 
Las Setas de Sevilla, también conocido como proyecto Metropol Parasol del arquitecto Jürgen Mayer, constituye la estructura de madera más grande del mundo y su construcción se llevó a cabo con el objetivo de renovar la Plaza de la Encarnación.

El monumento, gestionado por la constructora Sacyr, contiene CINCO niveles, en cada uno de los cuales se alberga una estancia. En el primer nivel se encuentra el Antiquarium o Museo Arqueológico, la Tienda Oficial Setas de Sevilla, un Punto de Información Turística de la ciudad junto a Past View y el acceso a los ascensores; en el segundo nivel encontramos el mercado y los locales de restauración; en el tercero, una plaza elevada para disfrute de la ciudadanía; en el cuarto nivel encontramos el arranque de la visita a las pasarelas, así como un pequeño bar y una zona de eventos de 500 metros cuadrados, y por último, en el quinto nivel, encontramos el Mirador a 28.5 metros de altura. Dicen que su construcción generó controversias por el alto costo y el fuerte contraste modernista con el resto de la ciudad. Sin embargo en nuestra opinión es completamente enriquecedor tanto por su valor arquitectónico, artístico y cultural. 
Todo es impactante pero el recorrido por las paralelas superiores es algo muy especial. Nosotros elegimos y recomendamos ampliamente que lo hagan al atardecer ( como nos recomendó nuestra hija Luciana) y hemos visto una de las puestas del sol mas magníficas de nuestra vida. Luego cuando comenzaron a encenderse las luces de la ciudad la felicidad era inexplicable. 
Caminar por cada pasarela es un hecho extraño en si mismo que tiene un efecto surrealista y la sensación de estar en una película de ciencia ficción. 
Cuando creíamos que esta ciudad ya nos había mostrado todo....aparecieron las setas al atardecer y allí una luna cuarto creciente luminosa en el cielo andaluz. Esos instantes en que la vida te sonríe y deberían detenerse para siempre. Esos que nunca son tantos como quisiéramos pero lo suficientemente fuertes para afirmar que la vida es bellísima. 



Esa noche volvimos caminando al centro histórico para disfrutar una vez mas de contemplar a La Giralda iluminada en medio de una callecita angosta y pasar por las Columnas Bodega de Santa Cruz del cual ya éramos habitúes. Los mozos con su  simpatía no hicieron sentir sevillanos por un rato largo de cañas y tapas. Una larga noche antes del día siguiente en que partimos a la Estación de Santa Justa a retirar el auto que nos llevaría a cruzar toda España por el camino de la Mancha pero primero visitaríamos la Alhambra de Granada y algunos otros sitios del territorio andaluz. Decirle adiós a Sevilla resulto algo muy difícil solo la promesa a nosotros mismos de volver nos atenuó la nostalgia. 








martes, diciembre 01, 2015

Costa Amalfitana: el punto de partida


"Lo importante no es hacer cosas nuevas sino hacerlas como si nunca nadie las hubiera hecho antes." Goethe


Nos despedimos de Nápoles una mañana primaveral cuando retiramos el auto que rentamos a Avis en una agencia de la Piazza Garibaldi.
Allí nos entregaron una Chevrolet Meriva europea muy cómoda y con ella comenzaríamos nuestro viaje por las rutas italianas que duraría dos semanas. Primero el sur del Tirreno, Sicilia y luego cruzaríamos por la Puglia para retornar por la costa adriática hacia el Norte hasta la zona de Le Marche para luego cruzar los Apeninos y arribar a Roma para despedirnos de Italia.
En una hora estábamos en Sorrento, esa fue mi primera aproximación con la Costa Amalfitana. Detuvimos en auto en un mirador para ver una postal que nos dejó realmente admirados.




No fue fácil determinar los días y los lugares desde donde conoceríamos la mundialmente famosa Costa Amalfitana que se inicia en Sorrento y finaliza al sur en la ciudad de Salerno.
Finalmente hoy puedo decir que tomamos la decisión correcta. La pregunta cuando decidís conocer este lugar es ¿en moto, en auto, en bus, en tour? y miras videos de YouTube , y lees blogueros y hablás con los que ya fueron y nada te cierra del todo. Lo bueno de todo esto es que hay opciones para todos los gustos. He aquí la historia de como elegimos nosotros nuestra hoja de ruta.



Decidimos hacer base en una cabaña en un lugar llamado Marina del Cantone. Si miran el mapa de Sorrento o mas precisamente de la península sorrentina verán que justo en la parte mas pronunciada dentro del mar hay un lugar prácticamente frene a la Isla de Capri . Allí hay una zona de playas con algunos hoteles de gran categoría y el complejo "Villaggio Residence Nettuno" donde hay distintas opciones de alojamiento desde el tradicional camping hasta cabañas de diferentes tamaños y hasta un pequeño castillo frente al mar. 
Ese tramo que va desde la ciudad de Sorrento hasta cruzar la península por el camino central no es otra cosa que una enorme masa montañosa que atraviesa una ruta de escarpado recorrido entre precipicios y curvas.



La distancia no pasa los 19 km pero el tiempo que uno lleva para hacerlos es de dos horas a pesar que google maps te lo calcule en una. Desde Massa Lubrense no sólo se accede a Marina del Cantone, sino que también se pueden observar y admirar otros puntos a lo largo de la carretera costera. Dentro de ellos se encuentran Termini -con sus paisajes y fabulosas vistas-; y Nerano, un pueblo donde algunos caminos de montaña lo conectan con la hermosa Bahía de Leranto, para luego caminar hasta Marina del Cantone. 
Cuando llegamos al lugar era realmente espectacular. Enclavado frente al mar una bahía con las playas debajo aún así dudamos realmente si era el lugar adecuado para recorrer la Costa Amalfitana. El primer cálculo que hicimos fue tres horas otra vez para subir y volver a bajar en el mismo día era difícil que pudiéramos ver mucho ademas del desgaste de manejar tanto.....Entre a la recepción y mientras Wally admiraba el paisaje y sugería que no se hospedaría allí  yo fui a explicarle en mi limitado pero útil italiano que nos parecía que no era el mejor lugar para conocer los lugares como Amalfi, Positano, etc. 
Nuestra Cabaña
El "porche" de nuestra cabaña
Sin embargo, Miguel me invitó a sentarme y me explicó que estaba equivocada, que realmente estábamos en el lugar ideal porque desde allí ofrecían visitar todos esos lugares con embarcaciones por mar y que si decidíamos hacerlo por tierra que toda la costa era igual o peor de escarpada pero que por supuesto si estábamos ahí no debíamos dejar de hacerlo.  Recuerdo que me dijo "mañana hay barcos a Positano y Amalfi, pasado a Capri ( que esta enfrente) si se quedan me van a venir a decir Grazie Miguele" y yo compré y lo convencí a Wally y no tengo porque ocultarles el final. cuatro días después estábamos buscando a Miguele por todos lados para darle un abrazo y decir " Tanti Grazie".


sector comedor público
desayuno
Nos alojamos en una cabaña con la mejor vista que hemos tenido en toda nuestra vida. La cabaña era muy sencilla pero amplia, funcional , limpia y con un "porche" a modo de balcón hacia el paisaje marino muy disfrutable. El lugar tenía despensa, comedor público en forma de terraza al mar, un luminoso restaurante, un local de buceo, playa, pileta, en fin, todas los requerimientos que pudiéramos necesitar. El desayuno estaba incluido, era muy completo  y era el lugar donde se servía era precioso. La naturaleza desplegaba verdes de todos los tonos junto con los camino floridos. Detras de la bahía de las playas que forman la Marina del Cantone la montaña guarda una reserva natural .Este pequeño y tranquilo pueblo es el elegido por muchísimas celebridades y magnates internacionales debido a sus restaurantes y las adorables vistas, junto con algunas playas .
Sus aguas también son un gran atractivo, hasta el punto que ha sido declarada reserva marítima. La reserva se extiende unos 11 kilómetros cuadrados y recibió el nombre de Punta Campanella. Aquí se protege a la flora y fauna sumergidos en estas claras aguas del grotto
, donde también es posible encontrar ruinas. Se dictan varios cursos de buceo para todos los niveles y todas las edades. Se puede realizar snorkelling, sumergirse y nadar entre cuevas subacuáticas o bucear cerca de Capri y las islas Li Galli, el hogar de las sirenas. Sin dudas, volveríamos al lugar una y mil veces!


Una vez alojados nos fuimos a caminar por el lugar y hicimos playa del parador El Africano y estuvimos nadando en el mar transparente y cálido abrazados por la bahía. 
Nos quedamos en la playa hasta las ocho donde lentamente comenzaba a caer la tarde con nubes rosáceas sobre el horizonte. Esa noche compramos algunas provisiones en la despensa que incluía cerezas, frutillas, quesos , cerveza y cenamos mirando como se iluminaba el mar con las embarcaciones y en el cielo se encendían las estrellas. 
Temprano al día siguiente debíamos estar en el muelle que estaba a unos doscientos metros para salir en una embarcación hacia Positano y Amalfi. Pero esa es otra historia que por supuesto continuará!

Mientras tanto aquí les dejo un pequeño video de Wally nadando en la playa del El Africano en las aguas cristalinas de la Marina del Cantone.

Playa de Marina del Cantone




Alojamiento: http://www.villaggionettuno.it/