miércoles, septiembre 06, 2017

Cumplir años en Nueva York!


Una vez hayas probado el vuelo siempre caminarás por la Tierra con la vista mirando al Cielo, porque ya has estado allí y allí siempre desearás volver.–Leonardo Da Vinci.



Era el último día con las chicas en New York, al otro día temprano por la vamos los cuatro para San Francisco en nuestro periplo por la costa oeste. Además, era el cumpleaños de Walter, que si leyeron el anterior post lo arrancamos a las 12:00 de la noche en el observatorio del Empire State.




Ese día teníamos planes que él no conocía ya que la idea era sorprenderlo. Algunas cosas sin embargo fueron modificando y enriqueciendo la jornada. Teníamos entradas para ver a los Yankees en su estadio alrededor de las 20 horas así que por un lado Luciana y María del Carmen fueron a retirar los tickets que habíamos comprado via web antes del viaje.
En tanto, nosotros cuatro decidimos ir en busca del banco y la pequeña plaza frente al puente de Queensboro  donde se tomó la postal de la película de Woody Allen Manhattan, en la que el director hace un homenaje magistral a la ciudad.


 Era una de las cosas para mí más importantes durante estos días en la ciudad. Cuando llegamos al lugar, había una plaza muy pequeña desde la cual no se veía ni  parcialmente el puente, y claramente no correspondía a la toma de la escena que yo perseguía.
Pero cuando uno busca la información en la web dice que fue filmada en Sutton Park. Y la Sutton Place Park North definitivamente no podía ser el lugar. Está en la E 53 St y el East River.
Dimos vueltas por allí, pero cuando ya estábamos a punto de abandonar, me asome un poco más y note que abajo, a orillas del río se podía ver una pequeña plaza, la cuestión era como llegar hasta ahí... Entre al garaje de un edificio y le pregunté a un señor que trabajaba allí.
Recuerdo que terminamos hablando en italiano primero y en español después, su mujer era argentina y el italiano. Nos indicó que bajáramos por una especie de escalera túnel dando la vuelta a la manzana y allí logramos llegar exactamente al lugar donde se filmó la escena.

Atención! si quieren llegar deben ir por la E57 St hasta que termina sobre el río y allí verán a la derecha la escalera donde bajar y caminar a la vera del río hacia el Norte unos cien metros y verán allí el lugar del Manhattan Movie Spot que está a la altura de la E58 St. Igualmente les dejo un foto del mapa. En google lo ubican como Riverview Terrace.


Debo decir que tanto Julián como Agustina se coparon con mi locura y nos ayudaron a Wally y a mí con las cámaras y los celulares a buscar la mejor foto. Hay que tener en cuenta que era un día completamente despejado y luminoso, contrariamente a la madrugada con neblina con la que se produjo especialmente en el fin por lo cual la foto no es exactamente igual pero para nosotros es realmente maravillosa. El sitio es muy especial, ya que ese puente tiene una arquitectura peculiar. El puente de Queensboro, también conocido como el puente de la Calle 59, es un puente en celosía sobre el East River
fue construido en 1909. El puente conecta a los barrios de Long Island City en el borough de Queens con Manhattan, pasando sobre la Isla Roosevelt.

No fue Allen el primero en ponerlo en un film . Su historia con el cine viene de The Great Gatsby . Mientras cruzaba el puente, Nick Carraway afirma: "La ciudad vista desde el puente de Queensboro es siempre la ciudad vista por primera vez, en su primera promesa salvaje de todo el misterio y la belleza del mundo". Hay mucho de cierto en la afirmación, nosotros entramos a la ciudad y nos fuimos de ella por él.
El  de Queensboro Bridge es también el tema de la canción de Simon y Garfunkel " The 59th Street Bridge: Feelin 'Groovy ".
Luego de tomar las fotos recorrimos el camino hasta la E53 St y la 3rd Av  donde nos encontraríamos nuevamente los seis.
Dato útil : en esa esquina hay una farmacia ( esas que venden además todo lo que se te ocurra) se llama Duane Reade y tiene muy buenos precios de perfumería.
Volviendo a la ruta de ese día la cosa es que por un tema de documentación y voucher hubo que ir dos veces a retirar las entradas y entonces se nos fueron corriendo los horarios.

Volvimos a separarnos para encontrarnos nuevamente exactamente al otro lado de la isla, sobre el río Hudson en el Manhattan Cruice terminal para tomar justamente un crucero alrededor de toda la isla.
Cuando llegamos, el barco para dar la vuelta a la isla ya se había ido y no nos daban los tiempos para el siguiente.
En ese momento partía un barco hasta la estatua de la libertad, pero ya habíamos hecho ese recorrido queríamos algo nuevo. Con Luciana vimos en la guia del New York Pass otra opción que salía de un puerto 81 (Pier 81)  y decidimos ir las dos a averiguar. Cuando llegamos pudimos retirar tickets para salir en una lancha taxi hacia el sur de la isla que tiene una parada en el puente de Brooklyn.

video
Mientras  Luciana volvía hasta el otro puerto a buscar al resto ( unas doce calles de las cortas de NYC)  yo me senté en el hall y disfrute de un concierto de piano al lado del río que aún hoy recuerdo como un momento muy especial. Inevitablemente pensé en mi madre y como amaría tocar ese piano de cola, y en ese momento exactamente comenzó a sonar Autumm Leaves una versión de jazz que ella solía ejecutar en el piano de casa y que amaba muchísimo.  Cerré los ojos y por un momento sentí que eran sus manos las que tocaban aquella melodía para mi...de algún modo por extraño que parezca yo sentí que estábamos juntas en Nueva York....luego el pianista siguió tocando algunos temas clásicos y terminó con un bolero.
En ese momento volvieron todos, nunca voy a olvidar a Julián con una caja del tamaño de una pizza grande llena de papas fritas y pollo empanado a medio terminar que nunca supe bien como llegó a sus manos pero claramente no quería tenerla mas....me hizo reír mucho!  Luciana dijo "aquel es nuestro barco" y salimos corriendo
y subimos.
Nosotros lo teníamos incluido en en NY Pass pero sino les cuento que es el  único crucero que le permite bajar, explorar y subir de nuevo. Sale cada minutos y no es necesario comprarlos con anticipación. Elegimos subirnos a la parte exterior ya que el día era inmejorable y disfrutamos del paseo de 70 minutos alrededor de la ciudad para ver los vecindarios más populares, las atracciones costeras y los puentes. Justamente nos bajamos en el de Brooklyn. Ocurre que andábamos con el tiempo justo para bajar allí y tomar el metro hacia el Bronx para llegar al estadio de los Yankees . Walter no sabía dónde íbamos. El recorrido del barco fue una experiencia verdaderamente increíble. Veíamos la ciudad desde el agua, con sus rascacielos infinitos completamente iluminado por el sol, eran como miles de espejos.

Cuando llegamos a la punta de la isla, justo al Downtown , la vista
del skyline de Wall Street encima nuestro era deslumbrante. La Freedom Tower erguida irradiaba luz. Pero no era todo lo que que esa navegación nos ofrecería . unos minutos después se presentó ante nosotros el Brooklyn Bridge en todo su esplendor mientras avanzábamos hacia el para atravesarlo  estábamos eufóricos de felicidad.
No sé si alguna vez veré un puente tan cinematográfico, y en este caso estoy completamente segura que ni uno de todos los puentes del Sena son tan especiales como el de Brooklyn.

Bajamos cerca del Pier 2, compramos unos jugos en un puesto
sobre el Promenade Y nos fuimos caminando unos 10 o 15 minutos adentro del barrio de Brooklyn en busca del metro, hicimos las combinaciones necesarias para llegar al Bronx sobre la hora. Esta vez cruzaríamos la ciudad de sur a norte completamente, a medida que íbamos nos acercándonos, iban subiendo simpatizantes con las remeras y las gorras de los Yankees, el metro se llenó, nos preguntábamos si Walter sospechaba algo pero realmente él no tenía la menor idea de adonde lo íbamos a llevar.

Cuando estábamos por llegar recibí un mensaje que era el regalo de cumpleaños inesperado ese que no planificamos, Boca Juniors acababa de salir campeón del fútbol en Argentina así que tanto Walter como Julián se pusieron a cantar "dale campeón y no sé cuántas otras canciones de la bombonera", mientras bajábamos en medio de la estación de metro.

 Walter venía sentado de espaldas a la ventana donde se podía ver el imponente estadio desde adentro del metro ( que ahí sube a nivel de la ciudad) , pero al salir todos juntos tampoco se dio cuenta en medio de los festejos xeneizes.
Pero unos minutos después vio el enorme estadio y se desayuno de nuestro regalo, estaba asombrado y feliz al mismo tiempo. Nos dirigimos a la entrada del estadio, y Julián no pasó la seguridad porque llevaba una cámara Go Pro por lo cual tuvo que ir a un local cercano alquilar un locker mientras nosotros los esperamos en el Hall de acceso al estadio, que además de ser enorme cuenta con muchísimas tiendas de merchandaising.
No sé cómo ocurrió pero de pronto veo a Agustina rodeada de hinchas de los Yankees haciendo poses con ella en el medio, nos reímos como locos, Agus se compró el dedo famoso guante y llevaba también la gorra oficial. Cuando Julián volvió subimos por un ascensor increíblemente espacioso hasta el último piso, el 4° en donde teníamos nuestras localidades.
El Yankee Stadium es el parque donde juegan como locales los New York Yankees, pertenecientes a las Grandes Ligas de Béisbol de América del Norte. Inaugurado en 2009, suplantó al estadio del mismo nombre que funcionó en el período 1923-2008, y estaba anexo al actual estadio en su parte sur. Tiene capacidad para 54.251 espectadores, el tercero más grande de las Grandes Ligas.

Es el inmueble más caro jamás construido en la historia del béisbol
y el segundo recinto deportivo, a nivel mundial, detrás del Estadio de Wembley.
Esa noche los locales jugaban con Los Angeles Angels.
Creo fue una vez que nos sentamos creo que a Wally le cayó la ficha. Era increíble estar ahí, el estadio estaba completo, el partido había comenzado recién, las luces las pantallas gigantes, la música, el público todo es un espectáculo deportivo que ofrece mucho más que eso.
 Los partidos de béisbol suelen durar tres y hasta cuatro horas, nosotros ya teníamos reservas para la cena en un restaurante en el Est Village o sea otra vez en la otra punta de la ciudad ,esta vez había que recorrer la de norte a sur ( afortunadamente siempre hay metro o subway como le llaman allí ) Seguimos con atención el juego pero también el espectáculo que se daba a nuestro alrededor. Teníamos hambre pero realmente no comimos. El hot dog y las cervezas tenían los precios mas desorbitantes del universo, además en un rato estaríamos cenando.

En el comienzo del partido los locales no lo estaban pasando bien. Los Angels  era el equipo que venía ganando los tantos . un rato después con el estadio completamente iluminado y ya de noche Walter le explicaba a Julián como era exactamente un homerun y al mismo tiempo yo le comentaba a María y a  la chicas :¡ Ojalá al menos podamos ver uno!  En ese instante fue que el bateador se lanzó mientras el otro corría base tras base, tras base, tras base hasta lograrlo. El  estadio estalló no solamente con el fervor del público sino con la música y las luces en un concierto espectacular. Cantamos con la gente alentábamos con el típico Let's Go Yankees! y un rato después volvíamos nuestros pasos para tomar el metro hacia el lugar donde cenaríamos por el cumpleaños. Realmente es una experiencia altamente recomendable sepas o no de beisbol por el espectáculo que brindan y si sacás las entradas con anticipación seguramente podrás obtener buenos precios. Se vé perfectamente bien de todos lados.


Además del cumple de Wally  despediríamos nuestra semana con las chicas en la gran manzana. El balance había sido fantástica había muchos motivos para brindar. El restaurante que habíamos elegido se llama a Milon y es de comida india y asiática por extensión.


Nuevamente sorprendimos a Wally cuando vio un millón de lucecitas de colores y todo preparado como para un festejo. Nos atendieron fantástico, Luciana se ocupó de elegir los platos del menú y la cena fue exquisita, llena de brindis y la gente del lugar le canto el cumpleaños feliz en la versión hindú. Es el típico lugar donde la gente que no tiene donde festejar o con quien en la ciudad ya se cumpleaños o día festivos encuentra compañía y todo montado. Uno puede llevar sus propias bebidas y no te cobran nada, incluso te sirven agua fría toda la noche.
Creo que fue el cumpleaños de Wally más asombroso estando de viaje.

Datos útiles: Milon Restaurante
93 1st Ave, Nueva York, NY 10003-2922
+1 212-228-4896
http://www.milonny.com/


Cuando salimos, caminamos unas calles  en busca de un candado que necesitaba Mari para el otro día pero creo que también caminamos para que esa noche no se teminara nunca. Y si de deseos se trata , Nueva York está siempre lísta para cumplirlos . De pronto nos encontramos con Zoltar!! Quien  no vio "Quisiera ser grande "(Big) con Tom Hanks?


Al introducir la moneda la cabeza del adivino empezará a moverse y recitará algunas palabras a la vez que se ilumina su bola de cristal. Por último y antes de dejar de moverse, dispensará un ticket de la fortuna preimpreso. Cada uno de nosotros cumplió el ritual. Era la frutilla del postre de aquel cumpleaños....seguimos camino. 
Aquí la escena de la peli!


Y aquí mi encuentro con Zoltar




Julian y yo nos detuvimos un poco mirando unos muebles que habían dejado en la basura. Estaban como para usar!  Seguimos caminando y volvimos en el metro allí nos despedimos de las chicas que al otro día casi a las 12:00 de la noche volverían a volar a Buenos Aires. Ellas todavía tenían un día más para recorrer New York nosotros cuando llegamos al hotel teníamos que cerrar el equipaje porque a primera hora nos venía buscar el auto para llevarnos al aeropuerto de Newark en New Jersey. Yo me quedé abajo arreglando justamente con el conserje de la noche ese Transfer. Aún hoy recuerdo lo cómoda que me sentía hablando en inglés con el. Después de siete días por primera vez me sentía cómoda y hablaba bastante fluido.



Cuando subí a la habitación, como siempre Wally tenía el equipaje totalmente controlado, dejaríamos una maleta de guardia en el hotel hasta el regreso y viajaríamos con una sola .
Cuando me acosté recuerdo claramente que por primera vez hice un balance de todo lo que habíamos vivido aquellos siete días. La ciudad me había fascinado, y eso que cuando uno viaja con la expectativa muy alta generalmente sucede lo contrario.La felicidad de compartir la experiencia del viaje de mis sueños con nuestros amigos de toda la vida y nuestras hijas era indescriptible.
Vendrán seguramente más viajes con ella y también con sus hermanos. Y con nuestros amigos y sus otros hijos,  pero en cualquier caso, pase lo que pase en el futuro, cuando la rueda de la vida gire, y vuelva a girar, en nuestra memoria sonarán los acordes de las sirenas ruidosas de Manhattan, de los infinitos pájaros cantores del Central Park, de las almas que cantan góspel cada domingo en el Harlem, y q casi como una plegaria y podremos decir   "Siempre nos quedará el New York." 

En NYC nos alojamos en le Hotel Amsterdam Court   WebSITE
Las chicas se alojaron en el HI Hostel NY  891 Amsterdam Ave, New York
Teléfono: +1 212-932-2300
Volamos por LATAM airlines

domingo, agosto 27, 2017

High Line, Chelsea, Greenwich Village y Empire State ( todo en uno!)


“El amor es confianza, responsabilidad, sopesar tus opciones y sentimientos, vivir el resto de tu vida en consonancia con ellos y sobre todo, no hacer daño a la persona amada, ¿es eso el amor?, multiplicalo por infinito, llevalo hasta el fin de la eternidad y apenas tendrás un atisbo de que hablo.”
Conoces a Joe Black

Después de cinco días de maratón newyorkina decidimos que ese día saldríamos a media mañana y nos encontraríamos en el High Line Elevated Park con las chicas. La mañana estaba soleada y bastante calurosa y había un pronóstico de alguna lluvia a la tarde por lo cual decidimos arrancan con este paseo.

Es un parque lineal de 2,33 km construido sobre una antigua línea de ferrocarril Est Side Line elevada que dejó de usarse en 1980 y si bien su primera fase se inauguró en 2009 fue en 2014 que comenzó a utilizarse en su totalidad. El  parque esta dividido en tres secciones y se puede acceder a él por diversos puntos de acceso a lo largo de su recorrido sobre la ciudad.



Para llegar desde el Midtown tomamos la linea roja 1 hacia el Downtown y bajamos en la 23 Street Station y caminamos hacia en dirección al Hudson. Pasamos por la puerta del  Hotel Chelsea, célebre por sus numerosos y bien conocidos clientes en su historial. Artistas, músicos, escritores, convirtieron el hotel en un centro cultural y artístico de Nueva York. Entre ellos han pasado por aquí Arthur Miller, Jack Kerouac, Standley Kubrick, Uma Thurman, Robert Mapplethorpe o Frida Kahlo. Estaba con muchos andamios montados y en plena puesta en valor.


Cuando llegamos a la esquina de la 10° Av y la 23 St punto de encuentro con las chicas nos avisaron que estaban retrasadas. Por un lado Luciana se había levantado temprano ( ya saben era Super Girl) y se había ido a caminar y Agus todavía estaba en el hostel. Decidimos que era buena hora para tomar algo en el bar de la esquina que se llamaba The Half King mientras las esperábamos . Fue una excelente elección. Había una promoción de cervezas en porrón ( una media docena en balde) por cual Mari y Walter se abrazaron a ella. Yo pedí un martini y Julian trataba de rescatar una cerveza cuando lo dejaban. Estábamos sentados en uno de esos sillones del estilo bar de Friends  y francamente felices.

Dato útil: sitio web del bar THE HALF KING aquí



Luciana nos mandó por whatsapp contándonos donde había desayunado. Nada menos que en el bar en el cual Brad Pitt aparece en la película "Conoces a Joe Black?" Escena en la que Susan y Joe Black se ven por primera vez, tomando un café en la cafetería frente al hospital en el que ella realiza su residencia.

El mozo, le dijo que ella se había sentado en el mismo lugar! Estaba muy soprendida.  El lugar se llama Broadway Restaurante y está justamente sobre esa avenida entre la W 101St y la W 102st. (gran dato!!)
Agus estaba demorada pero le mandamos las indicaciones para que llegue desde el hostel al bar y no tuvo poblema ya que era la línea

que mas usábamos.

Datos útiles: 
Dirección del Broadway Café es
2664 Broadway, New York, Teléfono: +1 212-865-7074
Horario:  06:30–21:15
Menú places.singleplatform.com


Finalmente llegaron las chicas que tomaron algo con nosotros y enseguida nos fuimos todos al High Line.

Es un lugar realmente hermoso para caminar, nosotros decidimos hacer uno de sus tramos y bajar en a la altura del Chelsea Market. A los lardo del camino jardines floridos, esculturas de arte moderno, una muestra de fotos de cuando era una linea ferroviaria, vistas de la ciudad , del Emire State, entre otras tantas cosas nos maravillaron. Es realmente un imperdible de Nueva York. El cielo estaba azul con alguna que otra nube  y la temperatura de verano ayudó a disfrutar mucho ese paseo.

Bajamos en la W 16th St y estábamos a un par de calles del mercado que en otros tiempos fuera una fábrica de galletitas la famosa Nabisco que produjera entre otras las famosas Oreos.
El edificio sirve de oficinas para varias empresas como Google, canales de televisión como Oxygen Network, Food network, MLB.com, EMI Music Publishing, y el cable local New York City Local.

Luego en los años 90, la planta baja de los edificios fue rehabilitada preservando el aspecto industrial de este lugar único.
Principalmente es un mercado gastronómico aunque se encuentran algunas tiendas de ropa o accesorios. El lugar es muy amplio y concurrido. Nuestra meta era almorzar así que nos dirigimos al sector donde se encuentran los puestos principales.
Luciana y Agustina habían decidido comer langosta de antemano y Walter le se sumó. Yo di varias vueltas por todos los lugares y termine comiendo salmón cevichado. Luego llegaron Julian y Mari que no recuerdo que comieron pero tengo la imagen de Mari probando langostas.

Este lugar tan famoso por esta comida llamado Lobster que tiene muchos locales en USA e incluso en Manhattan las cocina al horno. Yo había probado y comido bastante en Salvador de Bahía en distintas cocciones pero la verdad que no me atrae tanto....creo que puedo vivir sin comer un bicho que es necesario cocinarlo vivo,  en Brasil se hierve, aquí los asan....no estoy segura si pudiera elegir cual de las dos formas preferiría que me cocinen....

Aclaro que no soy vegetariana ni nada parecido, tampoco tengo objeción alguna como se alimente cada uno y entiendo los temas culturales. Es solo por una cuestión personal mía.

Luego recorrimos el mercado, Lu y Mari se quedaron comprando en una casa de te de todas las variedades que se te ocurran del mundo y también especias. Atendía una argentina y de paso charlamos un rato. 
Agustina compró unos pretzel de chocholate que eran tan ricos que no había forma de parar de comer.

Es un lugar muy disfrutable, su decoración entre industrial y moderna combina fuentes y cuadros. También hay algunos bancos donde sentarse y si bien no es tan grande como yo lo imaginaba tiene bastante recovecos para recorrer.
Una vez que logramos juntarnos los seis volvimos a las calles con destino en este caso a Greenwich Village, iríamos caminando desde Chelsea.

Datos útiles : Está entre los barrios de  Chelsea y Meatpacking District. Más precisamente, está entre la calle 15 y la calle 16, y va de la calla 9 hasta la calle 11.
Dirección: 75 9th Avenue
Sitio internet: http://chelseamarket.com/


Caminamos por la Hudson St hacia las callecitas del Greenwich
Village, nuestro destino era la Calle Perry con la idea de ver la fachada de la casa de 66 la que se usó como fachada de la casa de Carrie de Sex and the City.
Como curiosidad les cuento que la actriz que interpretaba a Carrie, Sarah Jessica Parker vivia a una calle de distancia, en el 57 de Charles St. (No sé si aún lo hace)
La verdad que en cuanto comienzan a aparecer las típicas casas del Village uno ya se siente completamente admirado. La casa en cuestión tiene resalta enseguida por su color y una soga delante de la escalera solicitando que no se suba el público que suele llegar a sacarse fotos. Además había una urna alcancía donde se pedía apoyo económico para los perros abandonados de las calles.


Esta barriada residencial es tal vez, el sitio mas bonito de la ciudad en cuanto a su arquitectura y ni hablemos de su historia.
Greenwich Village ha sido conocido como un bastión de cultura artística y bohemia. En él, Sir Alfred Hitchcock rodó la mítica "Rear window" (La ventana indiscreta) en 1954, con James Stewart y Grace Kelly como protagonistas. Vecino del barrio e icono cultural, Bob Dylan a mediados de los 60 se convirtió en uno de los compositores más importantes y populares en el mundo, y con frecuencia los acontecimientos en el Greenwich Village que influyen en el movimiento folk-rock que ocurren simultáneamente en San Francisco y otros lugares, y viceversa. Un gran ejemplo, el mayor tal vez, sería la aparición de La Generación Beat dentro del sector, además de docenas de otros iconos culturales y populares que tuvieron su inicio en algún club nocturno del barrio; teatro o escena del café durante los años 1950, 1960 y 1970, en particular, además de Bob Dylan aparecen, Jimi Hendrix, Barbra Streisand, Peter, Paul and Mary, The Lovin 'Spoonful', Simon & Garfunkel, Jackson Browne, James Taylor, Joan Baez, The Velvet Underground, etc.  Actualmente viven algunas celebridades tales como Leighton Meester, Nicole Kidman, Willem Dafoe, Matthew Broderick entre otros.
La lluvia nos detuvo un par de veces, una en la esquina del bar Bonsignour que nos cobijó de un chaparrón fortísimo. Simultáneamente Julian y yo recibimos un alerta en el celular por mensaje de texto que se avecinaban tormentas importantes. Nos sorprendió el anuncio y mirando el cielo atemorizaba un poco. Luego supimos que la tormenta había sido mucho mas intensa en el norte de la ciudad dejando varias líneas de metro sin funcionar. Seguimos caminando un rato después cuando el cielo seguía amenazante pero no llovía. Por otro lado hacía bastante calor.
Llegamos a la esquina del
 Village Vanguard un célebre club de jazz de Nueva York en los Estados Unidos situado en el 178 de la Séptima Avenida (a nivel de la calle 11) en el barrio de Greenwich Village. Fue fundado en el año 1935 y ha acogido a los mejores músicos de jazz, desde John Coltrane quien produjo famosas grabaciones a Bill Evans o Wynton Marsalis.
Estábamos por cruzar la avenida y cuando miro para la derecha veo
la Freedom Tower con un cielo de nubarrones negros y espesos. Comenzó a llover y decidimos retornar hacia atrás sobre nuestros pasos.....esos diez metros nos pasaron por agua. Nunca ví llover tanta cantidad en segundos como en Nueva York. Cuando llegamos al fabuloso techo del local de jazz vimos que al lado había una pizzería llamada Rívoli y Agustina sugirió que era buena hora de comer una pizza de peperoni. Allí entramos y comimos una pizza realmente deliciosa. El lugar era muy sencillo, había poca gente y se notaba que eran locales y una vez mas nos reímos mucho.
Cuando paro un poco la lluvia seguimos nuestro perhiplo por el Greenwich Village.


En un momento entramos las mujeres a un sex shop que estaba por ahí en la 7° Av y la verdad no recuerdo los datos pero lo cierto es que Wally y Julian siguieron caminando y no notaron que no estábamos. Cuando volvieron para ver el local donde estábamos Julian entró al mismo tiempo que las chicas tenían unos vasos en la mano con la forma de un consolador y un sorbete para beber. La cara de Julian no creo que me la pueda olvidar mientras viva. Fue tan cómico!! no se había dado cuenta de que era el local y todos comenzamos a llorar de risa. Afortunadamente pude inmortalizar la foto de la chicas para que se pueda comprender mejor.
Continuamos camino entre tormenta y tormenta llegamos a Stonewall Inn.
 Los disturbios de Stonewall consistieron en una serie de manifestaciones espontáneas y violentas en protesta contra una redada policial que tuvo lugar en la madrugada del 28 de junio de 1969, en el pub conocido como Stonewall Inn,
Frecuentemente se citan estos disturbios como la primera ocasión, en la historia de Estados Unidos,
en que la comunidad LGBT luchó contra un sistema que perseguía a los homosexuales con el beneplácito del gobierno, y son generalmente reconocidos como el catalizador del movimiento moderno pro-derechos LGBT en Estados Unidos y en todo el mundo.
Una década más tarde, Peter Putnam (1927-1987), un rico mecenas de Louisiana encargó el monumento de Liberación Gay al escultor George Segal.  El escultor  aceptó el encargo, que estipula que sólo el trabajo "tenía que ser cariñoso y atento, y mostrar el afecto que es el sello distintivo de las personas gay y tenía que tener una representación equitativa de hombres y mujeres. "


El 24 de Junio de  2016 ( fecha en que se realiza cada año la marcha) el entonces presidente, Barack Obama, anunció la designación de este bar como el primer monumento nacional en reconocimiento y "reflejo" de los derechos y contribuciones sociales de los homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales.
Allí estabamos frente a las esculturas de Segal en una pequeña esquina frente al bar.
En una placa adjunta se puede leer:"Esta escultura de George Segal (1924-2000) honra a los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (GLBT) movimiento de los derechos y conmemora los acontecimientos en el Stonewall Inn frente a este parque que dieron origen al movimiento."
Seguimos camiando por el Greenwich Village hacia el Washinton Square Park. Seguía lloviendo y ya estábamos bastante mojados pero afortunadamente la temperatura era buena.


En un momento pasamos por un bar temático llamado Jekyll and Hide Club, Wally se resbaló que ya a esas alturas iba en short y ojotas y la remera empapada. Parecíamos locos o borrachos. En realidad estábamos felices. Queríamos que parara de llover para llegar hasta el Lower East Side y descubrir sus callejuelas antiguas.  Pero en la esquina de la Universidad de Nueva York frente a la plaza decidimos reorganizar lo que quedaba del día ( o de la noche que ya estaba empezando a caer) . Julian, Mari y Agus se fueron a cambiar al hotel porque ya que no tenían mas ropa seca y a hacer unas compras. Y mas tarde nos encontraríamos en el Empire State para subir al mirador.  Con Lu y Wally cruzamos el Whasington Square Park que es realmente muy bonito. Tiene muchos jardines floridos y además de estar en este barrio residencial se puede ver rodeado de los viejos rascacielos. Tiene un ambiente muy intelectual tal vez debido a la movida universitaria y me quedé tomando fotos de las ardillas tratando de resguardarse en los troncos añosos de los árboles de la lluvia.





El Arco del Triunfo que se erige en conmemoración del primer centenario del gobierno de Washington le da una impronta muy especial. Las luces comenzaban a encenderse y seguimos viaje. Queríamos llegar hasta Union Square a visitar un par de tiendas de artículos electrónicos. De camino empezamos a sentir un poco de fresco y entramos a un Starbucks de la calle Astor realmente precioso a tomar algo caliente. Aprovechamos el baño y con el secador de manos dejamos casi toda la ropa seca y nos cambiamos.

Seguimos hasta el siguiente destino y de camino vimos la vidriera de Halloween Adventure un local completamente dedicado a los disfraces y la decoración para esa fecha. Era realmente impresionante.
Cerca de las diez de la noche nos juntamos en el Empire State nuevamente los seis para subir al mirador. Esta vez Agustina se animo! Creo que este emblemático edificio todo lo puede. Mientras caminabamos las calles que nos llevaban a él ya no llovía hacía un buen rato pero la niebla era muy espesa, daba miedo mirar el cielo, sin embargo las fotos que tomé del edificio son fantásticas.
Al llegar nos advirtieron que la vista no iba a ser de las mejores y le dijimos que no había problema.


Ya habíamos decidido subir de antemano ya que nos quedaba una sola noche mas juntos y era la siguiente que era el cumpleaños de Wally por lo tanto habiamos organizado los festejos y no tendríamos mas tiempo de subir.
Entrar al Empire State es ya algo increíble. Su interior es increíble ya en el

vestíbulo te recibe un gran mural y luego sus ascensores art decó increíbles.
Terminado de construir en 1931, el Empire State fué el rascacielos más alto del mundo hasta que se levantó la primera de las Torres Gemelas del World Trade Center.
De estilo art decó, el famoso rascacielos lo encuentras en el número 350 de la Quinta Avenida, y cuenta con 102 pisos y tiene 380 metros de altura.

En su ya larga historia se han sucedido numerosos acontecimientos y situaciones curiosas, entre los que no faltan el choque de un avión en 1945.

Se trataba de un bombardero B-25 que no vió el rascacielos debido a la niebla. Asímismo, en el Empire State ha habido más de 30 suicidios, el más reciente, en 2007.
Nosotros estábamos allí cerca de la medianoche ( cierra a las 2 a. m.). Subimos los ascensores lo cual ocurre en dos etapas y cuando llegamos al observatorio notamos claramente que lo único que íbamos a ver era niebla. Igualmente dimos la vuelta los 360 grados buscando algún espacio entre la bruma y algunos logramos fotografiar.
Habitualmente uno lee que siempre hay larguísimas filas para subir y se tardan casi dos horas para estar arriba unos veinte minutos pero todo aquello no lo vivimos dado que era muy tarde y sobraba espacio en los ascensores realmente. Apenas un puñado de personas accedimos y por un momento era todo su esplendor para nosotros. Es realmente un edificio bellisimo desde lo arquitectónico y con detalles de claro estilo y lujo.
También cabe destacar la gran variedad de iluminaciones que se utilizan en el edificio Empire State, de manera que según diversas circunstancias, se cambian los colores de los focos y las formas de la iluminación. Se ha visto amarillo para el estreno de la película de Los Simpson, Azul para la victoria de Barack Obama, con un enorme corazón en San Valentín, con luces navideñas o con los colores de distintos países cuando se conmemoran fechas importantes.
Si al verlo de afuera el primer recuerdo es la película King Kong, cuando caminaba por dentro en el mirador revivía en mi cabeza escenas de la película "Algo para recordar" que he visto mil veces con mi madre. Y también mas cerca la remake "Sleepless in Seattle" con Meg Ryan y Tom Hanks.
Nosotros seis, la gente de seguridad y un par de chinos que nunca
faltan eramos creo todos los que a las doce le cantamos el cumpleaños feliz a Wally....allí estábamos todos iniciando los festejos de su cumple en el Empire State. Fue divertido y raro! Inolvidable! Pasamos por la tienda de souvenir y cuando bajamos la niebla se iba lentamente dispersando, ya habían pasado todas las tormentas. Era hora de volver al hotel y descansar ,los festejos del cumple de Wally nos llevarían al otro día por distintos lugares no menos geniales . Pero este día 19 de junio quedará para siempre grabado en nuestra memoria y será difícil de superar tal maratón.


Les dejo el mapa de nuestro recorrido para que puedan orientarse.
Por otro lado los dátos útiles para el Empire State:
La página web para planificar su visita está en el siguiente link 
Con el New York Pass la entrada es gratis una vez.
Sino lo aconsejable es comprarla con anticipación dada la cantidad de personas que lo visitan. Está abierto los 365 del año desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la madrugada.


Durante nuesta estadía en NYC nos alojamos en el Amsterdam Court Hotel y las chicas en el HI Hostel NY del Upper West Side.