Mostrando las entradas con la etiqueta viajar. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta viajar. Mostrar todas las entradas

miércoles, septiembre 06, 2017

Cumplir años en Nueva York!


Una vez hayas probado el vuelo siempre caminarás por la Tierra con la vista mirando al Cielo, porque ya has estado allí y allí siempre desearás volver.–Leonardo Da Vinci.



Era el último día con las chicas en New York, al otro día temprano por la vamos los cuatro para San Francisco en nuestro periplo por la costa oeste. Además, era el cumpleaños de Walter, que si leyeron el anterior post lo arrancamos a las 12:00 de la noche en el observatorio del Empire State.




Ese día teníamos planes que él no conocía ya que la idea era sorprenderlo. Algunas cosas sin embargo fueron modificando y enriqueciendo la jornada. Teníamos entradas para ver a los Yankees en su estadio alrededor de las 20 horas así que por un lado Luciana y María del Carmen fueron a retirar los tickets que habíamos comprado via web antes del viaje.
En tanto, nosotros cuatro decidimos ir en busca del banco y la pequeña plaza frente al puente de Queensboro  donde se tomó la postal de la película de Woody Allen Manhattan, en la que el director hace un homenaje magistral a la ciudad.


 Era una de las cosas para mí más importantes durante estos días en la ciudad. Cuando llegamos al lugar, había una plaza muy pequeña desde la cual no se veía ni  parcialmente el puente, y claramente no correspondía a la toma de la escena que yo perseguía.
Pero cuando uno busca la información en la web dice que fue filmada en Sutton Park. Y la Sutton Place Park North definitivamente no podía ser el lugar. Está en la E 53 St y el East River.
Dimos vueltas por allí, pero cuando ya estábamos a punto de abandonar, me asome un poco más y note que abajo, a orillas del río se podía ver una pequeña plaza, la cuestión era como llegar hasta ahí... Entre al garaje de un edificio y le pregunté a un señor que trabajaba allí.
Recuerdo que terminamos hablando en italiano primero y en español después, su mujer era argentina y el italiano. Nos indicó que bajáramos por una especie de escalera túnel dando la vuelta a la manzana y allí logramos llegar exactamente al lugar donde se filmó la escena.

Atención! si quieren llegar deben ir por la E57 St hasta que termina sobre el río y allí verán a la derecha la escalera donde bajar y caminar a la vera del río hacia el Norte unos cien metros y verán allí el lugar del Manhattan Movie Spot que está a la altura de la E58 St. Igualmente les dejo un foto del mapa. En google lo ubican como Riverview Terrace.


Debo decir que tanto Julián como Agustina se coparon con mi locura y nos ayudaron a Wally y a mí con las cámaras y los celulares a buscar la mejor foto. Hay que tener en cuenta que era un día completamente despejado y luminoso, contrariamente a la madrugada con neblina con la que se produjo especialmente en el fin por lo cual la foto no es exactamente igual pero para nosotros es realmente maravillosa. El sitio es muy especial, ya que ese puente tiene una arquitectura peculiar. El puente de Queensboro, también conocido como el puente de la Calle 59, es un puente en celosía sobre el East River
fue construido en 1909. El puente conecta a los barrios de Long Island City en el borough de Queens con Manhattan, pasando sobre la Isla Roosevelt.

No fue Allen el primero en ponerlo en un film . Su historia con el cine viene de The Great Gatsby . Mientras cruzaba el puente, Nick Carraway afirma: "La ciudad vista desde el puente de Queensboro es siempre la ciudad vista por primera vez, en su primera promesa salvaje de todo el misterio y la belleza del mundo". Hay mucho de cierto en la afirmación, nosotros entramos a la ciudad y nos fuimos de ella por él.
El  de Queensboro Bridge es también el tema de la canción de Simon y Garfunkel " The 59th Street Bridge: Feelin 'Groovy ".
Luego de tomar las fotos recorrimos el camino hasta la E53 St y la 3rd Av  donde nos encontraríamos nuevamente los seis.
Dato útil : en esa esquina hay una farmacia ( esas que venden además todo lo que se te ocurra) se llama Duane Reade y tiene muy buenos precios de perfumería.
Volviendo a la ruta de ese día la cosa es que por un tema de documentación y voucher hubo que ir dos veces a retirar las entradas y entonces se nos fueron corriendo los horarios.

Volvimos a separarnos para encontrarnos nuevamente exactamente al otro lado de la isla, sobre el río Hudson en el Manhattan Cruice terminal para tomar justamente un crucero alrededor de toda la isla.
Cuando llegamos, el barco para dar la vuelta a la isla ya se había ido y no nos daban los tiempos para el siguiente.
En ese momento partía un barco hasta la estatua de la libertad, pero ya habíamos hecho ese recorrido queríamos algo nuevo. Con Luciana vimos en la guia del New York Pass otra opción que salía de un puerto 81 (Pier 81)  y decidimos ir las dos a averiguar. Cuando llegamos pudimos retirar tickets para salir en una lancha taxi hacia el sur de la isla que tiene una parada en el puente de Brooklyn.

video
Mientras  Luciana volvía hasta el otro puerto a buscar al resto ( unas doce calles de las cortas de NYC)  yo me senté en el hall y disfrute de un concierto de piano al lado del río que aún hoy recuerdo como un momento muy especial. Inevitablemente pensé en mi madre y como amaría tocar ese piano de cola, y en ese momento exactamente comenzó a sonar Autumm Leaves una versión de jazz que ella solía ejecutar en el piano de casa y que amaba muchísimo.  Cerré los ojos y por un momento sentí que eran sus manos las que tocaban aquella melodía para mi...de algún modo por extraño que parezca yo sentí que estábamos juntas en Nueva York....luego el pianista siguió tocando algunos temas clásicos y terminó con un bolero.
En ese momento volvieron todos, nunca voy a olvidar a Julián con una caja del tamaño de una pizza grande llena de papas fritas y pollo empanado a medio terminar que nunca supe bien como llegó a sus manos pero claramente no quería tenerla mas....me hizo reír mucho!  Luciana dijo "aquel es nuestro barco" y salimos corriendo
y subimos.
Nosotros lo teníamos incluido en en NY Pass pero sino les cuento que es el  único crucero que le permite bajar, explorar y subir de nuevo. Sale cada minutos y no es necesario comprarlos con anticipación. Elegimos subirnos a la parte exterior ya que el día era inmejorable y disfrutamos del paseo de 70 minutos alrededor de la ciudad para ver los vecindarios más populares, las atracciones costeras y los puentes. Justamente nos bajamos en el de Brooklyn. Ocurre que andábamos con el tiempo justo para bajar allí y tomar el metro hacia el Bronx para llegar al estadio de los Yankees . Walter no sabía dónde íbamos. El recorrido del barco fue una experiencia verdaderamente increíble. Veíamos la ciudad desde el agua, con sus rascacielos infinitos completamente iluminado por el sol, eran como miles de espejos.

Cuando llegamos a la punta de la isla, justo al Downtown , la vista
del skyline de Wall Street encima nuestro era deslumbrante. La Freedom Tower erguida irradiaba luz. Pero no era todo lo que que esa navegación nos ofrecería . unos minutos después se presentó ante nosotros el Brooklyn Bridge en todo su esplendor mientras avanzábamos hacia el para atravesarlo  estábamos eufóricos de felicidad.
No sé si alguna vez veré un puente tan cinematográfico, y en este caso estoy completamente segura que ni uno de todos los puentes del Sena son tan especiales como el de Brooklyn.

Bajamos cerca del Pier 2, compramos unos jugos en un puesto
sobre el Promenade Y nos fuimos caminando unos 10 o 15 minutos adentro del barrio de Brooklyn en busca del metro, hicimos las combinaciones necesarias para llegar al Bronx sobre la hora. Esta vez cruzaríamos la ciudad de sur a norte completamente, a medida que íbamos nos acercándonos, iban subiendo simpatizantes con las remeras y las gorras de los Yankees, el metro se llenó, nos preguntábamos si Walter sospechaba algo pero realmente él no tenía la menor idea de adonde lo íbamos a llevar.

Cuando estábamos por llegar recibí un mensaje que era el regalo de cumpleaños inesperado ese que no planificamos, Boca Juniors acababa de salir campeón del fútbol en Argentina así que tanto Walter como Julián se pusieron a cantar "dale campeón y no sé cuántas otras canciones de la bombonera", mientras bajábamos en medio de la estación de metro.

 Walter venía sentado de espaldas a la ventana donde se podía ver el imponente estadio desde adentro del metro ( que ahí sube a nivel de la ciudad) , pero al salir todos juntos tampoco se dio cuenta en medio de los festejos xeneizes.
Pero unos minutos después vio el enorme estadio y se desayuno de nuestro regalo, estaba asombrado y feliz al mismo tiempo. Nos dirigimos a la entrada del estadio, y Julián no pasó la seguridad porque llevaba una cámara Go Pro por lo cual tuvo que ir a un local cercano alquilar un locker mientras nosotros los esperamos en el Hall de acceso al estadio, que además de ser enorme cuenta con muchísimas tiendas de merchandaising.
No sé cómo ocurrió pero de pronto veo a Agustina rodeada de hinchas de los Yankees haciendo poses con ella en el medio, nos reímos como locos, Agus se compró el dedo famoso guante y llevaba también la gorra oficial. Cuando Julián volvió subimos por un ascensor increíblemente espacioso hasta el último piso, el 4° en donde teníamos nuestras localidades.
El Yankee Stadium es el parque donde juegan como locales los New York Yankees, pertenecientes a las Grandes Ligas de Béisbol de América del Norte. Inaugurado en 2009, suplantó al estadio del mismo nombre que funcionó en el período 1923-2008, y estaba anexo al actual estadio en su parte sur. Tiene capacidad para 54.251 espectadores, el tercero más grande de las Grandes Ligas.

Es el inmueble más caro jamás construido en la historia del béisbol
y el segundo recinto deportivo, a nivel mundial, detrás del Estadio de Wembley.
Esa noche los locales jugaban con Los Angeles Angels.
Creo fue una vez que nos sentamos creo que a Wally le cayó la ficha. Era increíble estar ahí, el estadio estaba completo, el partido había comenzado recién, las luces las pantallas gigantes, la música, el público todo es un espectáculo deportivo que ofrece mucho más que eso.
 Los partidos de béisbol suelen durar tres y hasta cuatro horas, nosotros ya teníamos reservas para la cena en un restaurante en el Est Village o sea otra vez en la otra punta de la ciudad ,esta vez había que recorrer la de norte a sur ( afortunadamente siempre hay metro o subway como le llaman allí ) Seguimos con atención el juego pero también el espectáculo que se daba a nuestro alrededor. Teníamos hambre pero realmente no comimos. El hot dog y las cervezas tenían los precios mas desorbitantes del universo, además en un rato estaríamos cenando.

En el comienzo del partido los locales no lo estaban pasando bien. Los Angels  era el equipo que venía ganando los tantos . un rato después con el estadio completamente iluminado y ya de noche Walter le explicaba a Julián como era exactamente un homerun y al mismo tiempo yo le comentaba a María y a  la chicas :¡ Ojalá al menos podamos ver uno!  En ese instante fue que el bateador se lanzó mientras el otro corría base tras base, tras base, tras base hasta lograrlo. El  estadio estalló no solamente con el fervor del público sino con la música y las luces en un concierto espectacular. Cantamos con la gente alentábamos con el típico Let's Go Yankees! y un rato después volvíamos nuestros pasos para tomar el metro hacia el lugar donde cenaríamos por el cumpleaños. Realmente es una experiencia altamente recomendable sepas o no de beisbol por el espectáculo que brindan y si sacás las entradas con anticipación seguramente podrás obtener buenos precios. Se vé perfectamente bien de todos lados.


Además del cumple de Wally  despediríamos nuestra semana con las chicas en la gran manzana. El balance había sido fantástica había muchos motivos para brindar. El restaurante que habíamos elegido se llama a Milon y es de comida india y asiática por extensión.


Nuevamente sorprendimos a Wally cuando vio un millón de lucecitas de colores y todo preparado como para un festejo. Nos atendieron fantástico, Luciana se ocupó de elegir los platos del menú y la cena fue exquisita, llena de brindis y la gente del lugar le canto el cumpleaños feliz en la versión hindú. Es el típico lugar donde la gente que no tiene donde festejar o con quien en la ciudad ya se cumpleaños o día festivos encuentra compañía y todo montado. Uno puede llevar sus propias bebidas y no te cobran nada, incluso te sirven agua fría toda la noche.
Creo que fue el cumpleaños de Wally más asombroso estando de viaje.

Datos útiles: Milon Restaurante
93 1st Ave, Nueva York, NY 10003-2922
+1 212-228-4896
http://www.milonny.com/


Cuando salimos, caminamos unas calles  en busca de un candado que necesitaba Mari para el otro día pero creo que también caminamos para que esa noche no se teminara nunca. Y si de deseos se trata , Nueva York está siempre lísta para cumplirlos . De pronto nos encontramos con Zoltar!! Quien  no vio "Quisiera ser grande "(Big) con Tom Hanks?


Al introducir la moneda la cabeza del adivino empezará a moverse y recitará algunas palabras a la vez que se ilumina su bola de cristal. Por último y antes de dejar de moverse, dispensará un ticket de la fortuna preimpreso. Cada uno de nosotros cumplió el ritual. Era la frutilla del postre de aquel cumpleaños....seguimos camino. 
Aquí la escena de la peli!


Y aquí mi encuentro con Zoltar




Julian y yo nos detuvimos un poco mirando unos muebles que habían dejado en la basura. Estaban como para usar!  Seguimos caminando y volvimos en el metro allí nos despedimos de las chicas que al otro día casi a las 12:00 de la noche volverían a volar a Buenos Aires. Ellas todavía tenían un día más para recorrer New York nosotros cuando llegamos al hotel teníamos que cerrar el equipaje porque a primera hora nos venía buscar el auto para llevarnos al aeropuerto de Newark en New Jersey. Yo me quedé abajo arreglando justamente con el conserje de la noche ese Transfer. Aún hoy recuerdo lo cómoda que me sentía hablando en inglés con el. Después de siete días por primera vez me sentía cómoda y hablaba bastante fluido.



Cuando subí a la habitación, como siempre Wally tenía el equipaje totalmente controlado, dejaríamos una maleta de guardia en el hotel hasta el regreso y viajaríamos con una sola .
Cuando me acosté recuerdo claramente que por primera vez hice un balance de todo lo que habíamos vivido aquellos siete días. La ciudad me había fascinado, y eso que cuando uno viaja con la expectativa muy alta generalmente sucede lo contrario.La felicidad de compartir la experiencia del viaje de mis sueños con nuestros amigos de toda la vida y nuestras hijas era indescriptible.
Vendrán seguramente más viajes con ella y también con sus hermanos. Y con nuestros amigos y sus otros hijos,  pero en cualquier caso, pase lo que pase en el futuro, cuando la rueda de la vida gire, y vuelva a girar, en nuestra memoria sonarán los acordes de las sirenas ruidosas de Manhattan, de los infinitos pájaros cantores del Central Park, de las almas que cantan góspel cada domingo en el Harlem, y q casi como una plegaria y podremos decir   "Siempre nos quedará el New York." 

En NYC nos alojamos en le Hotel Amsterdam Court   WebSITE
Las chicas se alojaron en el HI Hostel NY  891 Amsterdam Ave, New York
Teléfono: +1 212-932-2300
Volamos por LATAM airlines

lunes, mayo 08, 2017

Una semana en Salvador de Bahía

"Eu sou a chuva que lança a areia do Saara
Sobre os automóveis de Roma
Eu sou a sereia que dança
A destemida Iara
Água e folha da Amazônia
Eu sou a sombra da voz da matriarca da Roma Negra

(...)Quem não rezou a novena de Dona Canô
Quem não seguiu o mendigo Joãozinho Beija-Flor
Quem não amou a elegância sutil de Bobô
Quem não é Recôncavo e nem pode ser reconvexo."
Reconvexo ( Caetano Veloso)

Nuestros lectores saben que conocimos Salvador en Agosto de 2016 en un viaje de pocos días y quedó pendiente el regreso que concretamos en marzo de 2017 con una visita que combinaba unos días en el Morro de Sao Paulo y una semana en esta ciudad tan especial. 
Salvador nos enamoró el primer día que la conocimos bajo una lluvia torrencial mientras recorríamos el Pelourinho. Quienes gusten pueden leer las crónicas de aquel día haciendo click aquí (parte1) o 
aquí  nuestros paseo por el Mercado Modelo o nuestra escapada a Praia do Forte aquí o en en la última parte donde describimos nuestra visita a Bonfin y a la playa de Ribeira aquí.

De todos modos haré un resumen de los lugares imperdibles de Salvador en esta crónica. 
Entre ellos se encuentra la Playa de Barra la mas popular y también mas famosa de la ciudad. Nosotros en ambas visitas elegimos alojarnos frente a la playa del puerto de Barra en el Grande Hotel da Barra. La zona es muy segura ( en cualquier caso si uno se mueve por los circuitos turísticos no hay problemas de inseguridad mas que los comunes a cualquier gran metropoli) . 

Además en aquella playa tenemos contamos con el servicial Claudio un muchacho que trabaja allí y ofrece reposeras, bebidas con heladera de telgopor incluida, comida y todo lo que se te ocurra que puedas necesitar. Pegó onda con Wally especialmente desde la primera visita así que pueden buscarlo de parte de él! 
Nuestra primera meta cuando arribamos pasado el mediodía al aeropuerto en un vuelo directo desde Buenos Aires de Aerolíneas Argentinas era ir lo antes posible a la praia da Barra. Así que luego de que el transfer de Salvador Receptivo  nos dejara en el hotel ( veníamos del Morro de Sao Pablo desde la Terminal Marítima) cruzamos la calle hasta la escalinata en busca de Claudio. Era un bellísima tarde de verano y luego del caluroso saludo a nuestro amigo allí nos instalamos a disfrutar del mar y de lo que sería un fantástico atardecer con la puesta del sol en el mar. 

Las idea era conocer algunos de los lugares que nos quedaron pendientes y volver a donde teníamos amigos. Así fue que al día siguiente, un día sábado tomamos un taxi en la puerta del hotel para ir a retirar el auto a la zona de Ondina. El chofer era muy amable como prácticamente todos los soteropolitanos y cuando le pregunté en que lugar de Rio Vermelho estaba exactamente la Casa de Lemanjá nos llevó hasta el lugar y nos esperó para que la visitáramos y tomemos unas fotos. 
Cada 2 de febrero, las playas de Rio Vermelho, en Salvador de Bahía, se visten de fiesta. Allí se congregan miles de bahianos y otros tantos forasteros y curiosos a celebrar el 
día de Iemanjá, diosa del mar y madre de casi todos los Dioses del panteón yoruba.

La Reina del Mar viste de suaves azules, celestes y blancos. Tiene grandes pechos, como símbolo de la maternidad, y su nombre significa “gran madre cuyos hijos son los peces”. Le gusta el maíz blanco, el aceite de dendê, la cebolla y el camarón. Ella es dueña de todos los frutos y riquezas del fondo del océano. Rige las aguas, decide sobre la vida de pescadores y navegantes. Todos buscan su ayuda, todos le piden favores, todos le obedecen.

Las mujeres de los hombres de mar le llevan cartas solicitando protección para sus maridos, otros le ruegan por el amor perdido o la salud de un ser querido; pero si las cartas vuelven a la costa significa que la diosa las rechazó. Los marineros le temen y la desean, y dicen que los valientes que perecen en el océano se van a dormir a su lado, para siempre, allí en el fondo del mar.

Los esclavos africanos, al verse obligados a convertirse ante la religión católica, siguieron las prácticas del sincretismo y se sincretizó a Iemanjá con la Virgen María bajo su advocación de Stella Maris, patrona de los navegantes, marineros y pescadores. 
El lugar es sencillo, pequeño y luminoso. Las imágenes son bellas y delicadas. Y en la pared están escritas las palabras referidas a la protección y al agradecimiento. Fue un un momento muy emotivo. A mi personalmente el mar me conmueve y esta imagen me llega al corazón. Cuando salimos el taxi nos estaba esperando el la Iglesia de Santa Ana que está a pocos pasos y seguimos viaje.



Retiramos el auto y repetimos el ritual de aquel primer viaje de ir a las playas de la bahía profunda a nuestra amada Ribeira y por supuesto visitar al Bar Da Vitrola. A pesar que no todos los que trabajaban allí eran los mismos nos atendieron muy bien y ese fin de semana Nancy nuestra amiga no estaría en Salvador por lo cual le dejamos nuestro cariños y recuerdo. Comimos exquisitos pittingos y camaraos, el cielo dibujó cientos de óleos y escuchamos vinilos de Gal Costa y Caetano. El mar tenía muchas algas nunca nos había sucedido, eran verdes pero resultaron molestas. De cualquier modo esa playa con los morros alrededor, la vista de Isla do Frades y la suave colina donde se desprende la figura de Nuestro Señor de Bonfin la hace única. 





El atardecer decidimos verlo desde el Ponte de Humaitá en el Farol de Montserrat una cuestión pendiente de nuestra visita en el invierno anterior. Y no nos defraudó. Había bastante gente tanto de la ciudad como turistas e incluso una pareja de novios tomándose fotografías. 

Hicimos nuestras poses imitándolos y mientras Juli nos tomaba la foto Wally me propuso casamiento aunque no lo crean...por tercera vez!!  En la puerta de un lugar antiguo unas señoras mayores estaban sentadas en la vereda y muy bien arregladas. Wally se sentó a conversar con ellas. Eran hijas de inmigrantes de países nórdicos europeos. Desde allí se puede observar la silueta de la ciudad de Salvador debido a la forma de la bahía y cuando se empiezan a encender las luces es un espectáculo aparte. Nos sentamos un rato a disfrutar del aquel momento. En medio del mar, en la Bahía de todos los Santos un crucero de enormes dimensiones atravesaba la bahía en dirección al mar, los barcos pesqueros de distintos tamaños también comenzaban a encender sus luces y las construcciones del antiguo farol y de la Iglesia de Montserrat encendieron sus colores con la iluminación nocturna. Dejamos un grafitti en una pared para tal fin. Wally sacaba muchas fotos con la reflex hasta que llegó la noche y partimos. El Farol de Montserrat es un lugar muy afecto a nosotros y creo no equivocarme si digo que también para los bahianos que concurren a disfrutar del espectáculo del atardecer. 

Esa noche volvimos al hotel y cenamos en un restaurante de Barra que nos gusta mucho y se llama Portal do Mar sobre la Avenida Sete de Setembro frente al mar. 



El domingo arrancamos temprano y nos fuimos a la Iglesia de Bonfim, yo iba con la ilusión de encontrarme a Solange , una bahiana que conocí en el viaje anterior y con la que perdí contacto. Pero no la encontré. Las calles del barrio de Bonfim son muy particulares en su arquitectura por la clara influencia portuguesa. 
Nos sorprendió la multitud de gente que llegaba al templo Nuestro Señor de Bonfim el de las famosas cintitas. La misa esta dándola el sacerdote desde las escalinatas hacia la plaza que estaba colmada y adentro también estaba completa. Con dificultad logramos entrar. Nos dimos cuenta que era un domingo de cuaresma y allí encontramos las razones. Al habitual sentir espiritual de aquel lugar se sumaba una devoción mucho mas profunda. Compramos cintas, atamos cada uno la suya, adentro Julian y María del Carmen recibieron la bendición del sacerdote, yo encendí una vela como siempre por la salud de todos los seres que amo y una vez mas la recorrimos  viendo tanta gente unida en la fe y con una alegría única. Se percibe en ese lugar la alegría de quienes tienen fe. Se percibe la libertad de expresarla sin condicionamientos. Se percibe la espiritualidad de Dios o de los Orixas o de quien cada uno crea que fuera.   
Nos fuimos felices nuevamente a Ribeira a disfrutar otro día de playa ya que finalmente estábamos muy cerca. Como un ritual pasamos antes por una distribuidora de la zona a comprar las latas de Skol y el agua mineral para el conductor y quien escribe. De vez en cuanto Wally y Mari nos convidan con alguna.....;) El atardecer fue bellísimo y sereno. 
A la noche nos fuimos con el auto al Pelourinho y nos encontramos en el Terreiro de Jesus con un show municipal en plena plaza de samba con unos músicos increíbles. Bailamos y cantamos en medio de la gente. El barrio alto es muy pintoresco pero a la noche cambia y con su iluminación se vuelve un lugar distinto al que se puede disfrutar de otro modo. Nosotros dejamos el auto sobre la calle de la Basílica de San Francisco porque allí hay un cuida coches que conocimos en una circunstancia muy particular. En el viaje anterior Julian había sido interceptado en la plaza frente al elevador de Lacerda por una mujer que dijo poder descontracturar las tensiones pero no termino de ofrecer su servicio cuando tenía a Juli colgado de su espalda. En aquel momento la situación fue tan bizarra que solo de recordarlo no puedo parar de reírme. Pasado unos días subimos al barrio alto y cuando fuimos a dejar el auto sobre esa calle estaba ella con su esposo que era quien cuidaba los autos y por supuesto nos reconocimos. En esta oportunidad dejamos el auto y preguntamos por este muchacho que recordó todo y nos contó que había fiesta y música en vivo y allí fuimos. 
La felicidad se llama bailar samba en el Peló como lo llaman sus habitantes al menos yo lo recuerdo aún como un momento soñado.  






Al otro día tomaríamos la ruta hacia el norte pero previamente hicimos algunas compras y subimos al Pelourinho para comprar unos instrumentos de percusión. Trajimos un repique, y dos elementos de percusión de Filhos de Gandhi que yo admiro mucho. Luego arrancamos por la costa  para conocer la playa de Itapua, importalizada por canciones como Tarde en Itapua de Vinicius de Moraes y Toquinho.  Itapuã es una playa mítica de Salvador de Bahía, una de las últimas antes de salir del perímetro de la ciudad hacia Lauro de Freitas, y que es famosa por haber sido el gran reducto bohemio de los 70. A ella le cantaron Vinicius de Moraes y el gran cantautor bahiano Dorival Caymmi, también la homenajeó Caetano Veloso en su preciosa canción Itapuã cuya letra dice: “Ella fue mi guía cuando yo era alegre y joven”.
La playa de Itapuã es una playa de aguas calmas y cálidas, coronada por arrecifes que mantienen las olas bajas y el agua tranquila. Ideal para bañarse sin esfuerzo, sin tener que luchar contra las olas o corrientes furiosas.  Es una delicia quedarse tomando unas cervezas heladas con amigos hasta el atardecer en algún bar 
Esta playa se caracteriza, además, por sus formaciones rocosas que, cuando la marea baja, se convierten en piscinas naturales perfectas para bañarse sin riesgos y con unas arenas muy blancas y limpias. Lo de sin riesgos es una forma de decir. Fuimos con Wally nadando hasta unas rocas rodeadas de arrecifes que había que sortear para treparlas. Yo desistí cuando me sumergí y vi semejante barrera porque noté que pinchaba. Pero Wally lo hizo y estuvo semanas sacandose pequeñas espinas tipo agujas que suponemos son tentáculos de algo de su talón. 

No siendo ese detalle la playa resultó maravillosa, comimos rico y tomamos algunas caipirinhas. Escuchamos un poco de música en vivo al atardecer en el bar Boteco da Torre. Luego nos cruzamos a la Plaza Dorival Caymmi quien se destacó musicalmente tanto por desarrollar un estilo propio, como por ser autor de varias canciones clásicas dentro del ámbito de la música popular. Su estilo sencillo, fuertemente influenciado por el peculiar entorno pesquero de Bahía y su cotidianeidad, ha quedado plasmado en composiciones tales como Promessa de Pescador y O Vento. Sus sambas se han convertido, con el tiempo, en estándares de la música popular brasileña. Tal es el caso, por ejemplo, de composiciones como O samba da minha terra.

João Gilberto y Tom Jobim lo consideraron precursor directo de la bossa nova. Jobim, en particular, señaló especialmente como moderna la manera de tocar la guitarra de Caymmi.
Entre los varios músicos fuertemente influenciados por Dorival Caymmi se encuentran también Caetano Veloso y Gilberto Gil. Este último le dedicó Buda Nagô, canción que grabó en el año 1991.
Le pedí a Juli que me tomara una foto con un monumento que lo recuerda y luego visitamos la Iglesia Nuestra Señora de la Concepción de Itapúa. 

Volvimos a Salvador para salir a cenar y esa noche elegimos el Shopping de Barra y el restaurante italiano Oliva y fue un acierto, un tenedor libre de pizza y pasta que las cocinan a la vista. Cuando entramos al Shopping estaba una editorial presentando unos libros así que nos quedamos un rato tomando un champagne y me compré un libre de arte "Agua, reflexo na arte da Bahía" de Matilde Matos que guardo como un tesoro y me amplio el panorama del arte plástico de Brasil. 
Jeiki (el trapito que corre) 
Nuestro último día en Salvador fuimos de compras al Mercado Modelo con la intención de encontrar a Pedro, nuestro vendedor favorito. Quienes deseen saber quien es Pedro deberán remitir a las notas de nuestra visita a Salvador que linkié mas arriba. Hacía meses que soñabamos y nos divertíamos con el encuentro. Apenas llegamos con el auto al mercado vimos que no era como en invierno que pudimos estacionar en la puerta sino que un muchacho nos guió hasta donde podríamos dejar el auto en medio del tráfico convulsionado de la zona. 


Pedro y Wally
Realmente fue insólito, el chico corría literalmente adelante de nuestro auto y despejaba el camino por aproximadamente dos o tres cuadras en medio de todo ese caos. No había autobus enorme o auto que se le resistiera. Así llegamos a un lugar donde estacionar en una calle céntrica. Fue una escena de esas que solo se viven en una pelicula de Fellini o en Salvador de Bahía. Nuestra meta antes de entrar a comprar a los puestos del mercado era localizar a Pedro. Finalmente lo logramos. En verano no les permiten vender dentro del establecimiento así que charlamos afuera.
 Le compramos un nuevo collar con el dije de un birambao como el que llevaba del año anterior y nos sacamos fotos. 

Luego entramos al Mercado Modelo a comprar algunas cosas, entre ellas un pareo que había visto enfrente de la Iglesia de Bonfim y lo dejé para otro momento. En ningún puesto estaba el pareo de Olodúm que había elegido así que nos fuimos hasta Bonfim y lo compré allí. Llevábamos diez días entre nuestra estancia en el Morro y la semana en Salvador,  realmente nunca dejamos de ir a la playa por ello es que dejamos para último momento estas compras. 
Si en Agosto el clima no fue muy bueno este marzo lo compensó con creces. 


Era casi mediodía y elegimos almorzar al restaurante del  Yatch Club Da Bahía que estaba siguiendo un camino se subida frente al hotel que bordea el mar. Una panorámica del Porto de Barra y de la Bahía increíble nos acompaño en la empinada calle. Paramos a tomarnos fotos y realmente todo era una postal. Se llama Veleiro una  cocina de alta calidad y excelente servicio con una vista privilegiada de la Bahía de Todos los Santos a cargo del chef Fernando Cerqueira. 

Pedimos una entrada que no recuerdo el nombre pero traia distintos tentenpies y panes exquisitos. Bebimos caipirinhas de aperitivo y luego elegimos dos platos: un risoto de frutos de mar y salmón en una puré dulce no recuerdo exactamente los ingredientes pero era exquisito. 
Desde allí regresamos el camino hasta la playa. Era un día muy caluroso, había que entrar al mar bastante seguido , corrieron las cervezas que Claudio nos reponía en la heladerita. Reflexionábamos acerca de los chicos que jugaban fútbol en la playa y en todos los casos sin excepción, lo hacían con técnica y buen pié. Lástima que los argentinos no tenemos ya potreros y los pibes no juegan al fútbol por diversión sino desde pequeños en clubes fichados.  Era el comienzo del fin de nuestro ansiado regreso a Salvador. Aquella tarde fue el preludio del final mas hermoso del mundo. Nunca me había sucedido lo que voy relatarles. El atardecer en la playa de Barra siempre es un espectáculo pero aquella tarde en que se despedía también el verano del Hemisferio Sur fue apoteótico. Wally nado hasta algunas embarcaciones  donde haciendo la plancha se quedó mirando la puesta del sol. Julian y yo disparábamos las fotos sin parar hasta que decidimos mirarlo solo con nuestro propios ojos. La playa estaba llena de gente. En el instante último en que se perdió completamente dentro del horizonte toda la playa estalló en aplausos. Aún hoy lo recuerdo y la piel se me eriza. Cuando uno ansía mucho algo , cuando sueña denodadamente el universo conspira a nuestro favor. Valió la pena la espera de los largos nueve meses desde el viaje anterior cuando nos vinimos llenos de saudades. Nos quedamos en la playa cuando la noche ya estaba consumada. No queríamos irnos, creo que hubieramos detenido el timpo allí. Pero la vida sigue....y sabemos que vamos a volver porque no hay dos sin tres y porque uno siempre regresa a los lugares donde ha sido inmensamente feliz. 


Atardecer en el Porto da Barra 21 de marzo de 2017
Marzo de 2017
En Salvador de Bahía nos alojamos en el Grande Hotel Da Barra
Comimos en los siguientes restaurantes: 
Oliva 
Veleiro 
Portal do Mar 
Volamos por Aerolineas Argentinas 
Salvador Receptivo fue nuestro transfer 
Visitamos las playas de Itapua, Ribeira, Barra y Rio Vermelho
Atracciones mas importantes: Pelourinho ( de día y de noche) Mercado  Modelo, Iglesia de Nuestro Señor de Bonfim, Elevador de Lacerda y el Farol de Montserrat. 

 Gracias a todos!!