viernes, abril 22, 2016

Sicilia: Agrigento, el Valle de los Templos y Palermo

"Los excelsos regalos de los dioses no pueden ser destruidos con facilidad por los mortales hombres, ni ceder a sus fuerzas." Homero

Partimos muy temprano a la mañana desde Mazzaro para atravesar prácticamente la isla de Sicilia y llegar a Agrigento. la infraestructura vial es fantástica, autopistas , puentes , túneles, señalizaciones que permiten desplazarse en auto en las mejores condiciones.
Era un día de primavera pero con la temperatura bastante alta , el cielo estaba azul y el sol se podía sentir ya desde temprano , teniendo en cuenta la estación del año imagino que el verano debe ser excesivamente caluroso.
Llegamos a Agrigento un rato antes del mediodía. En los alrededores de la zona arqueológica insistentes "vendedores" de distintos restaurantes de la zona se acercaban al auto para darte su publicidad y explicar amablemente los distintos accesos a la zona arqueológica. A todos les prometimos ir. Y finalmente no fuimos a ninguno. 
Agrigento es la ciudad natal del dramaturgo y premio Nobel Luigi Pirandello y de Empédocles, 
el filósofo presocrático ciudadano de la antigua Agrigentum.
Olivo del Templo de Juno 
Esta antigua ciudad cubre una vasta zona aún sin excavar. Se encuentra allí el famoso Valle de los Templos un término equivocado, teniendo en cuenta que está más bien en posiciones estratégicas en las montañas que rodean la ciudad, más que un valle. Comprende una amplia zona sagrada en la parte sur de la antigua ciudad donde siete templos griegos monumentales en estilo dórico que  se construyeron durante los siglos VI y V a. C. Actualmente excavados y en parte restaurados, constituyen parte de los edificios griegos más antiguos y mejor conservados fuera de la propia Grecia. Están incluidos en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997.
Templo de Juno 
Visitarlos es literalmente un viaje en el tiempo. Hay que ir con calzado cómodo , sombrero, protector solar y agua porque el clima es muy cálido ( al menos desde finales de la primavera, desde principios de junio y en el verano) y las distancias entre todos los templos son extensas, con algunas elevaciones y prácticamente sin lugares para recargar agua y ninguno para comprarla. Afortunadamente no había prácticamente gente, no se si era la época del año o el calor intenso pero eso devino en sentir muy particularmente esa sensación de antigüedad pero también detenida en el tiempo. El silencio, Los olivares, la lejanía de las casitas sobre alguna ladera. Y esos monumentales templos. 

 El Templo de Juno Lacinia es del siglo V a. C. y conserva gran parte de las columnas originales.
Entre estos imponentes edificios se hayan
plantados olivos centenarios , el mas llamativo es el Olivo del Templo de Juno que con sus alrededor de 500 años luce espléndido y aún se cosechan sus aceitunas. 

El Templo de la Concordia se conserva perfectamente y es una de las más perfectas realizaciones de la arquitectura dórica. Probablemente estuvo dedicado en realidad a los Dioscuros. En el año 597 fue transformado en iglesia cristiana por voluntad de San Gregorio. Gracias a ello, está notoriamente intacto. 

La zona alrededor del Templo de la Concordia fue más tarde reutilizado por los primeros cristianos como una catacumba, con tumbas extraídas de los acantilados y afloramientos rocosos.
Como si fuera poco para sentirnos parte de la antigüedad  pudimos observar unas cabras bastante extrañas que se llaman cabra Girgentana es una raza de cabra que toma su nombre de la ciudad de Agrigento, en Sicilia (siciliano Girgenti). Antiguamente su número llegó a 30.000 ejemplares, estando en la actualidad en peligro de extinción.
Se cree que los orígenes de esta raza provienen del centro-sur de Asia, especialmente de la región de Cachemira, al norte de Afganistán y Beluchistán. Se ha formulado la hipótesis de que esta especie es descendiente, al menos parcialmente de la especie Markhor, una especie de cabra-antílope.

Olivo del Templo de la Concordia Entre 500 y 600 años 

Los otros templos son mucho más fragmentarios, habiendo sufrido terremotos hace tiempo, y habiendo sido saqueadas sus piedras.Una considerable zona de la ciudad greco-romana ha sido también excavada, y aún se conservan varias necrópolis clásicas.
 El más grande con diferencia es el Templo de Zeus Olímpico, erigido para conmemorar la Batalla de Hímera en 480 a. C.: se cree que es el templo dórico más grande nunca construido. 
Necrópolis Paleo Cristiana
Necrópolis 
Aunque aparentemente se usó, parece que nunca se acabó; la construcción se abandonó después de la invasión cartaginesa del año 406 a. C. Los restos del templo fueron usados ampliamente como cantera de piedra en el siglo XVIII para erigir los embarcaderos de Porto Empedocle.


Templo de Hércules 
Templo de Hércules
Los templos dedicados a Hefesto, Heracles (con una estatua del héroe) y Asclepio (con estatua del dios Apolo) también se construyeron en la zona sagrada, que incluye un santuario de Deméter y Perséfone (anteriormente conocido como el Templo de Cástor y Pólux); las marcas de los incendios provocados por los cartagineses en 406 a. C. aún pueden verse en las piedras del santuario.
Theron (quizás 535-472 aC) fue el tirano de Agrigento de 488 o 487 aC .siempre fue recordado como un tirano suave y equitativa.

 Ciertamente Agrigento prosperó bajo su dirección, y fue enriquecida con numerosos edificios que dan testimonio de que el gobierno había tomado de Theron. Su figura es recordado hoy en gran medida a través de la alabanza que Píndaro escribió en sus poemas y, en parte, por la mayor parte imparcial Diodoro.  En su honor se erigió un monumento hermoso en la memoria de la gesta que realizó y que hoy forma parte de este lugar en pie.

El Templo de Zeus Olímpico o Templo de los Gigantes está muy destruido, es un templo dórico considerado extraño y atípico. Se comenzó a construir en torno al 480 a. C. y aún no se había concluido cuando los cartagineses saquearon Agrigento en el 405 a. C.
Era uno de los mayores templos griegos. Constaba de 7 por 14 columnas adosadas al muro exterior, en relación con semipilastras del interior.
Figuras colosales 
El conjunto incluía figuras masculinas y femeninas colosales, de unos 7,5 metros de altura, con los brazos doblados hacia atrás por encima del cuello. Se cree posible que la nave central no estuviera cubierta. Recorrer el complejo monumental del santuario, el parque, el telamoni ( copia de las cariátides griegas) o sea, figuras esculpidas sobre columnas , lo que sería el interior del templo es realmente fascinante. Se puede entre sus ruinas imaginar claramente de la magnificencia de este lugar. Y de verdad, emocional.
Palermo 
Una vez finalizada la recorrida volvimos exhaustos pero felices el camino de regreso. Habíamos pasado allí cinco o seis horas y decidimos comprar formaggio , prosciuto y pane para hacernos unos ricos sanwichs y paramos en un puesto de fruta a comprar cerezas y otas frutas. El calor era bastante intenso, seguimos ruta volviendo sobre nuestro camino para visitar Palermo. 
Sobre el final de la tarde llegamos a la mas importante ciudad siciliana. Bajamos en un barrio muy antiguo , de inmigrantes que tenía un mercado de alimentos y mucha gente comprando. Debo decir que nosotros cada vez que vemos un mercado en Italia ponemos stop. Siempre es un placer visitarlos.
En este caso me sucedió algo extraño. Era todo muy apabullante. Si yo creía que en Nápoles podía ver toda la tanada de este planeta,
Palermo lo superó ampliamente. La mezcla de emociones desde el miedo hasta la felicidad son difíciles de explicar. Luego de un rato nos dirigimos al centro para ver la catedral y el centro histórico. Luego volvimos por la costa marítima mientas comenzaba a caer el sol. Teníamos que regresar a Mazzaro y antes hicimos una parada técnica. Había que probar la pizza de Palermo y resulto como era previsible exquisita y además baratísima. 
Es una ciudad bastante especial porque mistura la antiguedad con lo moderno y es bastante grande, tiene una importante flota marítima pero a su vez barrios que rozan el peligro . No se bien que pasó pero no nos resulto tan amable. Igualmente cuando emprendimos el regreso el crepúsculo y sus reflejos entre el mar y la montaña dieron todo por bien pago.  Les dejo algunas imágenes de Palermo cual postales quedaron en nuestras retinas.