miércoles, septiembre 30, 2015

Iglesias de Roma: San Pietro in Vincoli y El Moisés de Miguel Angel


 "El genio es la paciencia eterna" Miguel Angel Buonarroti

Nuestro último día en Roma me hizo pensar en muchas cosas. Entre ellas como se viven los viajes y sus tiempos. La distancia que uno va poniendo entre el llegar y el volver. Allá por el 2012 cuando hicimos nuestra primera visita a esta ciudad estuvimos seis días y si leen los post de aquellos tiempos fueron perfectos. La pregunta que uno se hace cuando vuelve a elegir una ciudad para visitar es si realmente será posible volver al lugar donde uno ha sido tan feliz y que no haya sido tan cierto. Porque cuando uno vuelve de un viaje a veces se magnifica la visión, ya sea para bien o para mal y luego el transcurso del tiempo decantando las vivencias nos vuelve menos idealistas.
La respuesta en este caso fue rotunda. Roma es una de las ciudades donde nos sentimos como peces en el agua. Estos cuatro intensos días fueron increscendo cual movimiento de un concierto apasionado y febril.
Dicho esto pasaré a narrar como empezamos a despedirnos de la antigua capital del Imperio Romano. En este caso para ver una de las grandes obras del Renacimiento en una iglesia del siglo V. 

El Moises en San Pietro in Vincoli



Hace un tiempo atras leí la biografía de Miguel Angel Buonarrotti de Irving Stone y me quedó grabado en la mente todo su empeño en esculpir el Moises.  La estatua fue concebida para una tumba colosal del Papa Julio II quien se la encargó con el fin que el gran monumento funerario tuviese figuras superhumanas y trágicas. Pero para la enorme decepción del artista, el Papa suspendió el proyecto a mitad de camino seguramente para desviar los fondos a Donato Bramante para la reconstrucción de la  Basílica de San Pedro. Por dicha razón, el "Moises" terminó en una iglesia menor llamada "San Pietro in Víncoli" en el Mausoleo del Papa Julio II  La iglesia se encuentra en la zona de Esquilino relativamente alejada del centro de Roma.
La obra fue diseñada para verse desde abajo por lo cual es probable que no se logre el esplendor que su autor pretendía en la obra.
Moises, el líder de Israel, puede verse sentado con las tablas en la mano mientras que con la otra acaricia los rizos de su barba. Cada detalle del cuerpo y la vestimenta impactan notablemente al mirarlo detenidamente. Los pliegues de la tela, las venas, las piernas grandes y pesadas generan una sensación de que va a levantarse y caminar. La obra lleva el temperamento de Moisés al punto de sentir que puede levantarse y deplegar su ira pero sin embargo el artista logra siempre dar una sensación de energía contenida, que yace en las entrañas de su mármol y de su espíritu pero que se preserva en su interior.
Tiene cuatro elementos neoplatónicos, la tierra, representada en la pierna con los pliegues de la ropa a modo de cueva. El aire cuando respira, se percibe en las aletas de su nariz, que se expanden. El agua representada en sus barbas a modo de cascada. El fuego representados con esos "cuernos" (en pintura era fácil de representar, con una luz detrás del personaje, pero en escultura tuvo que emplear este artificio). La sangre fluye de manera contenida, parece que está a apunto de estallar y empezar a gritar, frunce el ceño, su psique se puede captar a través de su gesto y su mirada,podemos ver su pensamiento, es un trabajo psicológico muy estudiado.
Dicen que cuando la terminó le pegó un golpe de martillo a su rodilla preguntandole ¿Porqué no me hablás? aún puede encontrarse la marca. Es que Miguel Angel creía haber realizado su obra mas realista....pero tenía apenas 30 años cuando se le realizó este encargo y no sabía aún ( o si!) todo lo que seguiría esculpiendo para con su genio para la posteridad. 
San Pietro in Vincoli ( San Pedro Encadenado) fue construida en el sigo V para albergar las cadenas con las que fuera atado San Pedro durante su encarcelamiento en Jerusalem. Tiene mármoles originales en los pisos que están ya cercados para preservarlos. Es una iglesia muy cálida, uno se siente bienvenido. 
Según cuenta la leyenda, la emperatriz Eudoxia (esposa del emperador Valentiniano III) ofreció las cadenas como regalo al papa León I el Magno. Cuando éste las comparó a las cadenas del primer encarcelamiento de san Pedro en la cárcel Mamertina en Roma, las dos cadenas se unieron milagrosamente. Las cadenas se guardan en un relicario bajo el altar principal de la basílica.
Pero lo difícil de esta iglesia no es tanto su distancia relativamente lejos , como he dicho antes, y digo relativamente porque Roma es una ciudad no demasiado grande. La dificultad está en encontrarla! Aún teniéndola frente a los ojos ! Puede ser que uno después de cuatro días en Roma este un poco conmocionada pero la realidad es que la callecita con una empinada escalera por la que se accede a su puerta principal no está muy a la vista. 
Les dejo un video de fotos y pequeñas tomas de la iglesia para que la vean. En ella me verán encendiendo un vela porque sentí fue por la salud y larga vida de toda mi familia, mis amigos y mis lectores. A pesar de no profesar la fe católica creo firmemente en los buenos deseos cargados de energía. 




Pasen y vean ....otra maravilla del arte y la historia romana!