jueves, febrero 01, 2018

No todo lo que pasa en Las Vegas....queda en Las Vegas!


"La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo con las reglas del juego." Salinger ( El guardian entre el centeno)

Llegamos a Las Vegas un caluroso día de junio que nos recibió con
32 grados a las 3 de la madrugada.

Veníamos como habrán leido en los posteos anteriores recorriendo la Costa Oeste y estábamos en estado calamitoso. Cansados, sucios y desaliñados. Apenas atravesamos la puerta de ingreso desde el garage del gran y emblemático Hotel Bellagio todo era distinción y lujo.

Nos mirábamos con los ojos abiertos y no podíamos creer ni donde
estábamos ni como.
La mayoría de la gente estaba vestida con mucho glamour pero había también en la fila del check in un grupo de muchachos que nos superaba con creces.
Nunca nadie nos miró ni a nosotros ni a ellos como si no estuviéramos acorde al lugar. Al contrario todo era naturalidad.....si teníamos algún prejuicio a vencer acerca de la exhibición del lujoso hotel y casino que tiene 5 diamantes cuyos dueños son los MGM Resort Internacional, en ese mismo instante se desvaneció.

Los cuatro amigos que viajábamos en este periplo llegábamos con ganas de vivir aventuras en la ciudad pero Mari era quien además estaba cumpliendo un sueño, el de conocerla. Jamás olvidaré el brillo de sus ojos. Ella es mi amiga del alma, y si viajar ya es algo extraordinario si lo haces con alguien a quien tanto amas y ves cumplir su sueño mucho mas.
El Bellagio a quien todos hemos visto en infinidad de films sobre todo por su famosa fuente es inevitable recordarlo en Ocean ´s Eleven cuando el guión trata acerca del robo a su gran casino.
En español se la conoció como La Gran Estafa  dirigida por Steven Soderbergh y protagonizada por George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon, Andy García y Julia Roberts, nada menos.

Un rato después entrabamos a nuestros cuartos y además de los ojos, quedamos boquiabiertos. La ventana de nuestro cuarto daba al complejo de piscinas del hotel y la de nuestros amigos al Strip donde lucía majestuosa el doble de la Torre Eiffel delante de la gran fuente.
En algún momento antes de dormirme me detuve a pensar en donde estabámos y suele pasarme cuando llegamos a algunos lugares o ciudades que vienen a mi mente recuerdos de personas. Pensé en mi viejo y donde quiera que estuviera le dije con mi pensamiento :  "¨Papá estas conmigo aquí en cada instante, yo estoy viviendo tal vez un sueño tuyo".

Nos levantamos temprano o tarde depende para que. Afuera la temperatura era de 43° C y adentro de la inmensa ciudad que es ese complejo se disfrutaba del clima perfecto. Por lo cual decidimos pagar el pase libre de almorzar (aunque correspondía a desayunar y merendar) en el restaurante The Buffet 
La gran variedad de cocina incluye a la italiana, japonesa, china y estadounidense. No es el más barato (US$21 por el desayuno, US$25 por el almuerzo, US$36-41 por la cena y US$31 por un brunch en fin de semana), pero la experiencia vale la pena. Creo que  probamos todo tipo de comida y salimos felices, con la panza llena y decididos a empezar a disfrutar las instalaciones del gran resort.

Wally y yo decidimos ir a la piscina mientas que Mari se quedó por primera vez en el casino frente a una tragamonedas. Ya estábamos listos dentro del ascensor cuando ella me llamó al celular. Yo no le entendía que era lo que decía pero el ruido de la máquinita indicaba que algo había ganado. Así que cambiamos el rumbo y nos fuimos al casino. Allí la encontré a Mari frente a un juego cuyas imagen superior era un bello oso panda pero la pantalla ligaba una cantidad importante de símbolos del Yin y el Yan. Había ganado un premio relativamente importante en la primera máquina que se sentó. A su lado estaba una mujer de color con uniforme del casino muy pintoresco que la felicitaba y compartía la alegría con ella mientras esperaban que llegara la persona con su cheque. El valor no era nada exorbitante ni mucho menos pero la situación era francamente de película. La vivencia sólo será capaz de transmitirse con un video que subí para tal fin.


Julian no estaba porque andaba por allí probando suerte y cuando esto sucedió ella estaba sola por lo cual aquella señora festejó con ella y también desconocidos que pasaban por allí. No se si ella habría soñado tal momento pero la ciudad de sus sueños le estaba haciendo un regalo que no olvidaría jamás. No por el valor monetario sino por la vivencia. Los sueños evidentemente están para ser cumplidos y éste caso es prueba de ello.

Ella fue la protagonista principal de aquel día. Nos quedamos acompañándola y la suerte siguió de su lado. En una oportunidad la maquina del oso panda le tiró una cantidad de farolitos chinos que implicaban un premio y de pronto en su exhalación de alegría gritaba: " Son chinos, son chinos.....como ustedes" señalando un par de turistas que nunca faltan del gran país asiático. Nosotros llorábamos de risa y nos emocionaba su alegría genuina que transmitía a todo su alrededor inclusive a quienes no hablaban español.




Lo cierto es que todo no es casino en Las Vegas y esa noche a las 21 hs teníamos tickets para ver el show de Ricky Martin en el increíble Park Theater del Hotel Monte Carlo asi fue que nos fuimos a preparar.
Los muchachos estrenaron camisas al mejor estilo de la ciudad y
nosotras no nos quedamos atrás.
Dejamos el auto en el garage del hotel y salimos al exterior para acceder a la entrada del teatro al que por supuesto se llegaba una vez atravesado el casino del hotel.
Es claramente intencional pero  ya sea para ir a tu habitación, a tomar un café o cenar, o a pasear por las atracciones o en este caso ir al teatro siempre e inevitablemente en Las Vegas hay que atravesar a pie el casino.

Esos minutos al aire libre nos hicieron notar el calor tremendo del desierto de Nevada en verano.
Cuando entramos al teatro nos sorprendió el tamaño y la disposición. Se puede ver perfectamente desde todos lados y el escenario es enorme.

Minutos después empezó un show para aplaudir de pie , te guste o  no Ricky Martin. En lo personal tengo admiración por el cantante portorriqueño por su gran profesionalismo y su calidad humana. Muchas de sus canciones las disfruté a lo largo de mi vida.
Brindó un show que comienza con un video en el cual se lo puede ver a él desnudo en pantalla gigante como parte de un clip de presentación ingresando a la ducha.
Luego una sucesión de hits en ingles y en español con una importante cantidad de bailarines en escena, efectos especiales, la iluminación mas moderna y tecnológica que haya visto jamás y momentos con climas que llevaban la noche a su máximo momento increscendo.

Una mención aparte para la banda musical de extraordinarios ( tal vez los mejores) músicos no solo en la calidad técnica sino en como se amalgaman a un concepto de disfrutar con su  cuerpo cada nota.
Cuando tocó el turno de "Vuelve" me acordé de mi hija Luciana cuando me pidió comprarle el CD que salió cuando ella tenía 14 años. Y gracias a su primer fervor adolescente descubrí melodías hermosas como por ejemplo ésta. Filmé un tramo y se lo envié por whats up muy emocionada.
Afortunadamente mi formación familiar ( provengo de una familia de músicos académicos) me ha impedido ser prejuiciosa a la hora de escuchar música y gracias a ello puedo disfrutar de muchas cosas que otros no logran por una barrera de etiquetas.



Cuando llegó el final que fue impactante los cuatro estábamos exultantes de felicidad. Habíamos llegado casi 24 horas antes en busca de emociones y no podíamos pedir mas.
Les dejo otro video en este caso de María en claro homenaje a mi amiga que aquella noche estaba tan feliz y  pudimos compartirlo juntas





Decidimos pasar con el auto por la famosa calle Fremont que representa el viejo Las Vegas, el lugar donde todo comenzó. Y aprovechamos para verla desde el techo descapotable porque realmente el calor era tremendo. En un momento paramos en un market a comprar agua y bajaron los muchachos. Nosotras nos quedamos atrás en la camioneta sentadas con el aire acondicionado.

De pronto me pareció que el auto se movía para atrás, unos segundos después me di cuenta que nos íbamos en picada hacia la
avenida y decidí tirarme de cabeza ( tipo pileta de natación) y con las manos pisar el freno. No se como entré ahí abajo pero quedé en posición casi vertical y no podía moverme. El auto estaba unos metros para atrás pero frenado y fuera de peligro justo cuando salieron los muchachos del supermercado y me auxiliaron para salir del fondo de la pedalera de la camioneta. Nos reímos mucho, al lado nuestro había una auto con dos muchachos sin remera y nuestros maridos creyeron que nos había querido hacer algo por lo cual cuando abrieron la puerta y me vieron ahí abajo gritaban "que te hiceron!!" y nosotras nos reíamos sin parar. Los viajes te regalan esos momentos que no son menos importantes que cuando ves un monumento o vas a un museo. Esas vivencias se convierten en anécdotas inolvidables que se van guardando en la memoria del viajero para siempre.

Cuando volvimos al Bellagio mientras nuestros amigos
seguían disfrutando del casino con Wally caminamos un rato por las instalaciones del hotel.
Inspirado por el restort Lago Como de Bellagio en Italia, Bellagio es famosa por su elegancia. Uno de las atracciones más notables del hotel es un lago artificial en el strip de Las Vegas de 32 375 m², en las que contiene las famosas fuentes del Bellagio, una inmensa fuente bailarina sincronizada por música.
El Bellagio aproximadamente emplea a más 10.000 personas. En el otoño de 2006, el piso del casino fue remodelado y uniformado, cambiándole el color original a un tono azul más contemporáneo.

En el interior del Bellagio, Dale Chihuly's Fiori di Como, diseño más de 2.000 flores de cristal creadas a mano, que cubre 2000 pies cuadrados del cielo raso del lobby.
El hotel también alberga un conservatorio y un jardín
botánico. El jardín cambia al menos unas cinco veces al año para reflejar la estación actual (invierno, Año Nuevo Chino, primavera y otoño).


Allí fuimos recorriendo sus rincones y tomando fotos sin parar al otro día nos iríamos a visitar el Gran Cañon del Colorado pero eso es otro tema que ya les contaré en el siguiente posteo. 

Nuestra visita a Las Vegas duró 3 días, tres días de locura y diversión. Si alguna vez me hubiesen dicho de elegir este destino tal vez no estuviera en nuestra lista de top ten. Pero se dio de manera particular porque combinamos en este viaje dos sueños: el mío de conocer NY y el de Mari de conocer Las Vegas. No tengo mas que agradecimiento porque la verdad es que nos encantó. Es muy difícil transmitir lo que se siente cuando uno anda por esa enorme ciudad dentro del desierto de Nevada. Todo, absolutamente todo y cada detalle está previsto para que la pases genial. En ningún momento sentís que estas dentro de una escenografía sino mas bien en un lugar donde todo es posible. Y eso es exactamente su encanto , eso que no tiene precio!